No puedes ser todo lo que quieres


tittle

No puedes ser todo lo que quieres, pero puedes ser mucho más de lo que eres

Crecí en la cultura del esfuerzo. Mis padres me inculcaron que podía ser todo lo que me propusiera en la vida si me esforzaba realmente, si trabajaba duro, si era perseverante y cada día me fijaba metas más altas. Y, lo cierto es, que esa perseverancia me ha ayudado muchas veces en mi vida personal y profesional.

Sin embargo, hoy sé que no puedo ser todo lo que quiera por mucho que me esfuerce. Hoy sé que el talento no se construye sólo a base de esfuerzo.

Sé que, por mucho que me empeñe, por muy duro que trabaje, no podré ser muchas de las grandes mujeres que conozco, porque carezco de su simpatía, su elasticidad, su visión espacial u otras miles de fortalezas. Lo que sí podré ser es otra mujer grande: YO en mi mejor versión.

talent3

talent4

talent5

Y es que el talento, en palabras de andar por casa, es una “sopa”. Y como toda sopa tiene dos ingredientes fundamentales, un fumé (o concentrado) y agua (más o menos según cuanto queramos que esté de concentrado el sabor o que estire la sopa). Al final da igual si hablamos de una sopa de cocido que de la sopa miso: concentrado y agua, esa es la receta de cualquier sopa. Y al final da igual si hablamos de los grandes de la medicina, del deporte, de la panadería, de la pintura, de la decoración o de la enseñanza. Siempre es cuestión de fumé y agua.

Y lo más importante en una sopa es saber de qué es la esencia del sabor. ¿Es de pescado o de verduras? Una vez que lo tienes claro puedes añadir más y más ingredientes que no harán sino potenciar el sabor o hacer que la sopa luzca más.

Lo mismo pasa con el talento. Lo primero que hay que saber es de qué es nuestro concentrado, nuestras fortalezas. Yo no podré ser Ainhoa Arteta porque no tengo las cuerdas vocales que ella tiene; puedo esforzarme, ir a clases de canto y practicar las 10.000 horas que dicen son necesarias para dominar una materia. Pero no me convertiré en una grande de la música. Y me temo que tampoco puedo ser Yoshio Taniguchi u otros muchos de los grandes que se me pasan por la cabeza.

Pero si puedo expandir mi talento al máximo si sé de qué es mi “fumé”.

La probabilidad de que mis principales fortalezas coincidan con las tuyas son de 1 entre 278.000 y, sin embargo, todos queremos ser lo mismo. Nos pasamos la vida “queriendo ser” sin saber quiénes “ya somos” y todo lo que podríamos “llegar a ser”.

A los grandes no les pasa eso. Ni Marie Curie dedicó su vida a ser una Frida Kalho ni Frida Kalho se esforzó en encerrarse en un laboratorio. Lo que distingue a las personas con talento es que tienen muy claro de qué está hecho su concentrado y no intentan imitar a los demás, sino que dedican su vida a ser, precisamente, ellos mismos.

Cuando identificas tus fortalezas toda tu vida cambia. Y lo hace porque te das cuenta de que no tienes que intentar ser “otra sopa”, sino que puedes ser la mejor versión de tu yo.

tittle

talento5

Y aquí es donde entra en juego la cultura del esfuerzo que mis padres me inculcaron. Porque al igual que toda sopa necesita agua, el talento necesita metas, actitud y esfuerzo.

Eso es lo que diferencia no dejar de echar ingredientes y más ingredientes en un concentrado que no sabes ni de qué es o escoger los ingredientes y la cantidad de agua precisa que mejor van a tu caldo.

Cuando tienes identificadas tus fortalezas y enfocas tu aprendizaje y tu esfuerzo a desarrollar esas fortalezas el conocimiento y la práctica dejan de “contar en tu curriculum” para convertirse en amplificadores de todo tu potencial. Cuando tienes claro tu “concentrado” tienes que ir añadiendo y añadiendo agua o fijándote metas y metas, nuevos objetivos más ambiciosos cada día que hagan que tu caldo se expanda. Y también puedes añadirle ingredientes, cursos, formación, nuevas habilidades que hagan que el sabor sea exótico, único, tradicional o lo que tú quieras. Pero siempre teniendo claro cuál es la esencia de tu fumé.

Y, lo que es más importante, cuando descubres lo que tú y sólo tú eres, te enamoras de ello y te esfuerzas por vivir y cuidar ese caldo cada día dejas de frustrarte por no ser como los demás y comienzas a ser más feliz.

¿Sabes cómo podrías impulsar tu talento? ¿De qué es tu fumé? ¿Sabes qué es aquello que te distingue de los demás y te hace único? Porque tú, igual que yo, tienes algo que te hace especial y que sin duda puedes poner en valor.

¡Feliz día!

CAP, la palabra que este año te impulsará


tittle

CAP es una manera de entender la vida. Un recurso que os ayudará a impulsar vuestro talento cada día, a ver el futuro con ilusión, de manera comprometida, y a mirar hacia el pasado con tranquilidad.

Iniciábamos el pasado año con un post titulado Make Great Together con el que nos proponíamos respetar, admirar y aprender de otras mujeres. Buscábamos hacer de la singularidad de cada una de nosotras, de nuestras diferentes maneras de ser y de vivir la maternidad, algo que compartir, valorar y aprovechar para enriquecernos como mujeres.

Nuestro propósito nos ha llevado a darnos cuenta de que cada una de vosotras tiene algo que os hace únicas. Algo que os distingue de todas las demás y os convierte en mujeres singulares. Algo que os ha acompañado desde que erais niñas y a lo que generalmente dais muy poca importancia porque siempre lo habéis visto como algo natural: vuestras fortalezas.

Este año nos hemos cruzado con mujeres que son el pegamento de todos los grupos y que, sin embargo, no dan importancia la tremenda capacidad de motivación que tienen; mujeres a las que siempre quieres contar tus problemas que no se dan cuenta de que su confiabilidad y su sentido común son menos comunes de lo que ellas creen; mujeres que siempre están ahí para ayudarte y que creen que su generosidad no es nada especial; mujeres perfeccionistas y estudiosas que no creen extraordinario querer aprender siempre más y más; mujeres que te arrancan siempre una sonrisa que creen que su humor y su genialidad no es una fortaleza suficientemente importante.

A todas esas mujeres, a vosotras, nos gustaría pediros que iniciéis el año enamorándoos locamente de lo que sois. Nos gustaría que amanecieseis una mañana pensando qué os hace ser vosotras mismas, qué fortalezas os han llevado a disfrutar de momentos de éxito en la vida y que os han ayudado a levantaros cuando habéis flaqueado. Os pedimos que os olvidéis del estándar de liderazgo ideal y de esos otros talentos que admiráis en otras mujeres y que, por un momento, os fijéis sólo en el vuestro; en lo que vosotras y solo vosotras sois.

Vuestro mayor activo en la vida sois vosotras mismas y la mejor inversión que podéis hacer este año es homenajear cada día aquello que sois e impulsar vuestro talento hasta convertirlo en una auténtica fortaleza.

Y para ello, nos gustaría compartir con vosotras una palabra que cuando la interiorizas y la haces formar parte de tu vida se convierte en un potente impulsor del talento. Esa palabra es CAP. Tres letras que tienen un significado diferente según se apliquen para mirar hacia el pasado o hacia el futuro.

cap1

Hacia el pasado CAP significa Comprensión, Aceptación y Perdón.

Hacia el futuro CAP significa Compromiso, Atención y Proactividad.

cap3

Nos gustaría que mañana amanecieseis con el compromiso de hacer algo que se os de bien y en la manera en la que se os de bien. Y que cada mañana este año renovéis ese compromiso y os propongáis trabajar con alegría esas fortalezas en distintos ámbitos de la vida o del trabajo. ¿A dónde os puede llevar la generosidad en una reunión de trabajo? ¿Y vuestra confiabilidad en el grupo de las madres del colegio de vuestros hijos?

cap4cap5

Y nos gustaría que cada vez que os equivoquéis o las cosas no salgan como esperáis volváis a repetir esta misma palabra, CAP, esta vez como gafas para mirar hacia atrás con comprensión, aceptación y perdón.

Porque probablemente el mayor lastre con el que os vais a encontrar para desarrollar vuestro potencial es ese pepito grillo que se os coloca en la oreja cada vez que os equivocáis y os recuerda duramente que no habéis sido suficientemente buenas o no os habéis esforzado lo suficiente.

Cuando os pase, probad a decidle a ese viejo amigo que os hable desde la comprensión, la aceptación y el perdón. No se trata de estar de acuerdo con lo que hemos hecho, simplemente de darnos permiso para cometer errores y aprender de ellos.

Y si os resulta muy difícil poneros estas gafas para ver vuestro pasado probad primero a comprender, aceptar y perdonar aquello que no os guste que hagan vuestros hijos, vuestros compañeros o amigos ¿No cambia todo?

Esperamos de corazón que este año sea vuestro año, y que CAP sea un recurso que os ayude a desplegar todo el talentazo que cada una de vosotras tenéis dentro.

Sed felices¡

PD: Las fotos son de dos colecciones de libros maravillosas que rescatan en formato cuento la vida de grandes mujeres como Marie Curie, Frida Kahlo, Audrey Hepburn, Coco Chanel o Amelia Earjart. Mujeres que compartían algo en común: sabían cuál era su talento, se enamoraron de ese talento y decidieron vivirlo intensamente (Colección MIRANDA, de Edelvives -de donde son las fotos de Frida Kalho, un libro increíble a partir de los 7 años, y PEQUEÑA & GRANDE, de ALBA-de donde son las fotos de Marie Curie, un cuento que tiene completamente fascinada a la pequeña de la casa).