CAP, la palabra que este año te impulsará


tittle

CAP es una manera de entender la vida. Un recurso que os ayudará a impulsar vuestro talento cada día, a ver el futuro con ilusión, de manera comprometida, y a mirar hacia el pasado con tranquilidad.

Iniciábamos el pasado año con un post titulado Make Great Together con el que nos proponíamos respetar, admirar y aprender de otras mujeres. Buscábamos hacer de la singularidad de cada una de nosotras, de nuestras diferentes maneras de ser y de vivir la maternidad, algo que compartir, valorar y aprovechar para enriquecernos como mujeres.

Nuestro propósito nos ha llevado a darnos cuenta de que cada una de vosotras tiene algo que os hace únicas. Algo que os distingue de todas las demás y os convierte en mujeres singulares. Algo que os ha acompañado desde que erais niñas y a lo que generalmente dais muy poca importancia porque siempre lo habéis visto como algo natural: vuestras fortalezas.

Este año nos hemos cruzado con mujeres que son el pegamento de todos los grupos y que, sin embargo, no dan importancia la tremenda capacidad de motivación que tienen; mujeres a las que siempre quieres contar tus problemas que no se dan cuenta de que su confiabilidad y su sentido común son menos comunes de lo que ellas creen; mujeres que siempre están ahí para ayudarte y que creen que su generosidad no es nada especial; mujeres perfeccionistas y estudiosas que no creen extraordinario querer aprender siempre más y más; mujeres que te arrancan siempre una sonrisa que creen que su humor y su genialidad no es una fortaleza suficientemente importante.

A todas esas mujeres, a vosotras, nos gustaría pediros que iniciéis el año enamorándoos locamente de lo que sois. Nos gustaría que amanecieseis una mañana pensando qué os hace ser vosotras mismas, qué fortalezas os han llevado a disfrutar de momentos de éxito en la vida y que os han ayudado a levantaros cuando habéis flaqueado. Os pedimos que os olvidéis del estándar de liderazgo ideal y de esos otros talentos que admiráis en otras mujeres y que, por un momento, os fijéis sólo en el vuestro; en lo que vosotras y solo vosotras sois.

Vuestro mayor activo en la vida sois vosotras mismas y la mejor inversión que podéis hacer este año es homenajear cada día aquello que sois e impulsar vuestro talento hasta convertirlo en una auténtica fortaleza.

Y para ello, nos gustaría compartir con vosotras una palabra que cuando la interiorizas y la haces formar parte de tu vida se convierte en un potente impulsor del talento. Esa palabra es CAP. Tres letras que tienen un significado diferente según se apliquen para mirar hacia el pasado o hacia el futuro.

cap1

Hacia el pasado CAP significa Comprensión, Aceptación y Perdón.

Hacia el futuro CAP significa Compromiso, Atención y Proactividad.

cap3

Nos gustaría que mañana amanecieseis con el compromiso de hacer algo que se os de bien y en la manera en la que se os de bien. Y que cada mañana este año renovéis ese compromiso y os propongáis trabajar con alegría esas fortalezas en distintos ámbitos de la vida o del trabajo. ¿A dónde os puede llevar la generosidad en una reunión de trabajo? ¿Y vuestra confiabilidad en el grupo de las madres del colegio de vuestros hijos?

cap4cap5

Y nos gustaría que cada vez que os equivoquéis o las cosas no salgan como esperáis volváis a repetir esta misma palabra, CAP, esta vez como gafas para mirar hacia atrás con comprensión, aceptación y perdón.

Porque probablemente el mayor lastre con el que os vais a encontrar para desarrollar vuestro potencial es ese pepito grillo que se os coloca en la oreja cada vez que os equivocáis y os recuerda duramente que no habéis sido suficientemente buenas o no os habéis esforzado lo suficiente.

Cuando os pase, probad a decidle a ese viejo amigo que os hable desde la comprensión, la aceptación y el perdón. No se trata de estar de acuerdo con lo que hemos hecho, simplemente de darnos permiso para cometer errores y aprender de ellos.

Y si os resulta muy difícil poneros estas gafas para ver vuestro pasado probad primero a comprender, aceptar y perdonar aquello que no os guste que hagan vuestros hijos, vuestros compañeros o amigos ¿No cambia todo?

Esperamos de corazón que este año sea vuestro año, y que CAP sea un recurso que os ayude a desplegar todo el talentazo que cada una de vosotras tenéis dentro.

Sed felices¡

PD: Las fotos son de dos colecciones de libros maravillosas que rescatan en formato cuento la vida de grandes mujeres como Marie Curie, Frida Kahlo, Audrey Hepburn, Coco Chanel o Amelia Earjart. Mujeres que compartían algo en común: sabían cuál era su talento, se enamoraron de ese talento y decidieron vivirlo intensamente (Colección MIRANDA, de Edelvives -de donde son las fotos de Frida Kalho, un libro increíble a partir de los 7 años, y PEQUEÑA & GRANDE, de ALBA-de donde son las fotos de Marie Curie, un cuento que tiene completamente fascinada a la pequeña de la casa).

Como dar un giro a una tarde horrorosa


tittle_2

¿No hay tardes en las que parece que en vuestra casa se ha posado una nube de mal humor y todo el mundo acaba enfadado con todo el mundo?

Tal vez hayas sido tú la que has tenido un día durísimo y estás cansada; tal vez haya sido tu hijo mayor el que está enfadado por cómo le han salido las cosas en el cole; o el pequeño porque tiene hambre o sueño. Sea como fuere, hay tardes en las que alguien acaba dando un chillido monumental o soltando alguna frase de la que se arrepiente al segundo de acabar.

Cuando alguien entra en casa estresado, enfadado, frustrado, cansado o de mal humor es muy fácil que ese estado de ánimo se contagie a los demás; y lo es porque tenemos unas neuronas, llamadas neuronas espejo, que literalmente imitan lo que perciben generando sensaciones compartidas en un mismo espacio. Es como si estuviésemos conectados con los demás a través de una wifi neuronal y sus emociones fuesen calando en nuestro sistema cuando nuestros bluetooth están activados, de tal manera que un día complicado en el trabajo tiene todas las papeletas de convertirse en una tarde difícil en casa.

En estas tardes los abrazos pueden convertirse en tu mayor aliado porque tienen la capacidad de resetear las wifis neuronales y fuerzan a que las neuronas espejo tengan otro estado de ánimo que imitar.

abrazo3

abrazo1

 Prueba a cambiar el rumbo de la tarde cambiando su foco de atención con una simple guirnalda o un pompón colgado en el techo de una de las zonas de la casa más transitada. Anúnciales una única regla: hay que dar un abrazo fuerte a quien te cruces debajo del pompón o la guirnalda. Hazte la encontradiza con ellos debajo del pompón y repárteles un par de abrazos. Te sorprenderán las ganas con las que ellos entran al juego y lo rápido que se pueden resetear las wifis neuronales en la casa y dar un giro al estado de ánimo comunitario.

¿Y si ya es tarde y hemos perdido la paciencia?

Si el nivel de catecolaminas en la casa ya ha disparado el grito de alguien contra alguien el abrazo “estrujón” (nombre con el que mi hijo llama a este abrazo especial) os ayudará a relajaros profundamente y a liberar esas catecolaminas que han hecho que perdáis la paciencia.

El abrazo estrujón es un abrazo que descubrimos hace unos meses por casualidad. Un día en que el mediano de mis hijos estaba muy triste le dije qué por qué no nos dábamos un abrazo fuerte, muy fuerte y luego probábamos dejar nuestros brazos blanditos y a respirar profundo. La sensación al acabar fue tan relajante y placentera que los dos quisimos repetirlo y el abrazo estrujón se convirtió entonces en un must de las tardes complicadas. Poco después, al leer el libro Técnicas de relajación diaria , de Mac Kay, My Fanning, P, descubrimos que en realidad nuestro abrazo estaba aplicando la filosofía de “el método de relajación muscular progresiva” de Jacobson, que es el core en el que se basan casi todos los programas de relajación: Contraer y después relajar músculos de todo el cuerpo.

Después de leer más sobre este método hemos incorporado a nuestro abrazo estrujón algunos detalles más de esta técnica de relajación progresiva y la verdad es que ahora os podemos decir que se ha convertido en uno de los grandes descubrimientos del año; un método que te ayuda a contraer y relajar grandes músculos del cuerpo y te permite alcanzar una relajación profunda al tiempo que refuerza los lazos emocionales con tu hijo (con el que precisamente te habías enfadado unos segundos antes).

abrazo2

¿Cómo se practica el abrazo estrujón?

Inhala profundamente y lleva aire al abdomen. Dile a tu hijo que respire lo más profundo que pueda y que lleve el airea su barriguita. Aguantad la respiración hasta contar siete. Soltad el aire dejando que suene al tiempo que sale por vuestra boca (para que el niño controle qué es la exhalación) y empezad a relajaros.

Repetid la respiración mientras os dais un abrazo lo más fuerte que podáis, fuerte, bien fuerte, mientras mantenéis vuestros puños, antebrazos, bíceps y músculos pectorales tensionados. Mantened el abrazo, así bien tensionados, durante siete segundos y después relajad vuestros puños, brazos, pectorales, etc mientras soltáis el aire ruidosamente. En este punto ya habréis notado como todo vuestro cuerpo se va relajando.

Ahora volved a abrazaros mientras tensionáis la frente y ponéis el ceño más arrugado de enfado que os imaginéis (la idea es tensionar los ojos, la frente, la boca, y arrugar la cara lo más que podáis). Aguantad hasta contar siete y volved a exhalar el aire sintiendo como sale ruidosamente de vuestra boca mientras todo vuestro cuerpo vuelve a relajarse.

Por último, repetid el abrazo bien fuerte mientras tensionáis las piernas, los dedos de los pies y apretáis bien fuerte las nalgas. Mantened la respiración y después aflojad mientras exhaláis  y sentís como vuestro enfado se ha disipado y vuestro cuerpo está relajado.

¡La sensación es única! Completamente liberadora y muy, muy agradable.

El abrazo estrujón es un sencillo ejercicio que os permitirá relajaros junto con vuestros hijos en esos momentos en los que os gustaría desaparecer de casa para ir a una sesión de bikram yoga y en los que en casa lo más urgente bajar el nivel de catecolaminas, esas hormonas que flotaban contagiando el mal humor, y ver las cosas se ven desde otra perspectiva.

Esperamos que lo disfrutéis mucho.

Feliz día¡

El mejor regalo que te puedes hacer


tittle

Pepitaliving nos ha enseñando a lo largo de estos años que una de las mayores fuentes de motivación para el cambio es la maternidad. Sois, somos, muchísimas las que cada día buscamos aprender algo nuevo para poder compartirlo con nuestros hijos: cómo fomentar su talento, cómo desarrollar la empatía, cómo mejorar la escucha activa, incrementar la resiliencia, …..y lo cierto es que cada vez nos vamos transformando en más y mejor gracias a ellos.

Sin embargo, hay veces que enfocamos tanto hacia nuestros hijos que nos olvidamos de enfocar hacia nosotras mismas. Por eso hoy os proponemos que cambiéis de orientación el foco y os hagáis un regalo a vosotras mismas con un ejercicio que os va a resultar tremendamente liberador: conoceros a vosotras mismas.

Conocer nuestro interior, lo que cada día guía nuestros pasos y determina nuestros actos, es la llave que abre la puerta a cualquier cambio; y lo es porque para nos da una perspectiva mucho más amplia de las posibilidades de transformación que tenemos y del equipaje que necesitamos para ese viaje.

Auto-conocerse es algo mucho menos místico y más fácil de lo que imaginas. Realmente sólo necesitas plantearte 4 preguntas y ser sincera contigo misma. El resultado será seguro el mejor regalo que puedas hacerte en la vida.

Las 4 preguntas son:

glaciar1

glaciar2glaciar4

Piensa en un día normal como hoy, ¿Qué has hecho al levantarte? ¿Qué les has dicho a tus hijos y a tu marido por la mañana? ¿Qué has hecho al llegar a la oficina? ¿Te has reunido con algún cliente? ¿Qué le has dicho? ¿Qué harás si tus hijos vierten esta noche un vaso de agua en la mesa o te cuentan que han suspendido el examen de mates?

¿Cómo ves la vida? ¿Qué te hace hacer lo que haces?

Una de las cosas que yo solía hacer cuando veía a mis hijos tumbados en el sofá y sabía que tenían cosas pendientes por hacer, como recoger las mochilas o preparar algo para el día siguiente, era enfadarme y generar enfado a mi alrededor. Era como si al ver las cosas tiradas en el suelo y a ellos tumbados una chispa saltase dentro de mí y activase de un soplo mi enfado. El día que comprendí que detrás de esa chispa estaba una de mis mayores virtudes o aptitudes, la proactividad, lo entendí todo. 

A lo largo del día haces y haces cosas. Son tus comportamientos, tu cara más visible que hace que los demás, tu pareja, tus hijos, tus compañeros, clientes, jefes y amigos, se forjen una idea de ti. Es como si cada día escribieses un capítulo nuevo de esa gran película que es tu vida.

Pero esos comportamientos son sólo la punta de tu iceberg personal. La más visible, sí, pero sólo una pequeña parte de ti misma.  ¿Qué hay debajo de esa punta del iceberg? ¿Qué hace que escribas ese guión de la peli y no otro?¿Qué es lo que soporta tus conductas?

glaciar3

Todo lo que hacemos en el día se apoya en la idea que tenemos sobre nuestras capacidades y habilidades. Somos lo que creemos que somos y escribimos el guión de cada mini serie del día según las capacidades y habilidades que creemos que el protagonista de la peli, o sea nosotros, tiene.

Si nos creemos inteligentes tendremos una actitud distinta ante la vida que si nos creemos torpes. Si pensamos que somos tenaces y valientes actuaremos de un modo distinto a si creemos que no lo somos. Si estamos convencidos de que somos tímidos nuestra intervención en una reunión de trabajo o en una charla de amigos será distinta a la que tendríamos si creemos que no lo somos.

La vida de nuestros hijos también será diferente según lo que crean que son. Sus actos en el patio del colegio, y en el futuro, serán distintos según crean que son inteligentes, valientes, tímidos, divertidos o aburridos.

glaciar5

¿Y sobre qué se apoyan esas capacidades y habilidades?

Sobre opiniones tan arraigadas en nosotros desde niños que se han convertido en creencias. Las opiniones que escuchaste repetir una y otra vez desde pequeña sobre ti o sobre las cosas que te rodeaban fueron conformando las creencias de lo que eras, y con ello tus propias capacidades. Puede que fueses avanzada en el aprendizaje, pero solo creerás que eres inteligente si te lo dijeron más de una vez; puede que te costara relacionarte con los demás en párvulos, pero solo creerás que eres tímida si te lo dijeron más de una vez; puede que algún día fueses generosa pero sólo creerás que es una de tus mayores virtudes si te lo dijeron una y otra vez; y puede también que actuases así o asá en el cole, pero sólo serás eso ahora si lo oíste tanto que en su día te lo creíste.

Aquí es donde puede que empieces a ver ya el maravilloso regalo que es conocerte. Ser consciente de las creencias que rigen tu vida es tan mágico como darse cuenta de que tus gafas llevan unos cristales puestos que te hacen ver la realidad de una manera distinta a la de los demás. Y darse cuenta de eso te da un poder enorme para cambiar el rumbo hacia donde tú quieras ir.

Una de mis mayores virtudes, como os decía, es la proactividad. Desde pequeña he oído decir a la gente de mi entorno con entusiasmo que era una persona muy activa. Y eso ha conformado una creencia en mí que puede ser algo así como “la proactividad es la clave para el éxito/ la gente vaga no prospera en la vida”. Por eso cuando veo a mis hijos descansar en el sofá cuando hay datos objetivos a mi alrededor que me dicen que hay cosas pendientes de hacer una luz se enciende en mi interior y activa mi enfado. Otra persona probablemente, sin esa creencia, se acercaría a sus hijos y les diría ¿Todo bien? ¿Habéis venido cansados del cole? ¿Os encontráis bien? Porque, dicho sea de paso, puede que alguno de ellos esté malito, ¿no?

La cuestión no es que la proactividad sea buena o mala. La cuestión es que esa aptitud que me impulsa cada día también puede convertirse en mi peor enemiga cuando actúa como pantalla en mis gafas y me impide darme cuenta de que los demás necesitan o quieren descansar o que yo misma incluso necesito descansar aunque haya cosas pendientes de hacer. Y esa es la clave de mi cambio, conocerme para saber cuál es la creencia base que en ese momento está guiando mi comportamiento.

¿Y la tuya? ¿Alguno de tus mayores impulsores como el perfeccionismo, la tenacidad, la generosidad o el esfuerzo se convierte a veces en tu peor enemigo y no te deja hacer las cosas menos perfectas, relajarte y no tirar siempre del carro, ser algo más egoista y preocuparte de ti misma o dejarte ayudar? ¿Cuáles son tus creencias?

Cuando hayas descubierto las creencias que soportan tu vida escríbelas, léelas de nuevo y hazte una última pregunta como regalo para ser feliz

glaciar7

Cuando  encuentres tu para qué en la vida descubrirás un ancla que te sujeta firmemente cada vez que hay tormentas a tu alrededor, que te permitirá cambiar hacia donde tú quieras mientras continuas bien sujeta a lo que para ti es tu guía de vida.

PD: En nuestras fotografías de hoy nuestra excursión por el glaciar Nigardsbreen (Noruega), un lugar espectacular para darse cuenta de que el azul más intenso siempre está en el interior. Si alguno queréis información para ir con niños pequeños no dudéis en mandarnos un correo 🙂

 

Pon a punto la relación con tu hijo


tittle

Ayer publicábamos en facebook e instagram el siguiente video bajo la pregunta ¿Qué ocurre cuando le faltas al respeto a tu hijo o él a ti?

El video pretende ser una invitación a que revisemos en qué punto está la relación con cada una de las personas que integran nuestro hogar y, en especial, con nuestros hijos.

¿Tenemos estos tres pilares bien anclados en la relación con nuestros hijos? ¿Y en la relación con nuestra pareja? ¿Y entre nuestros hijos? ¿Hay respeto y confianza entre ellos?

El primer paso para convertir nuestros hogares en gimnasios emocionales y cocinas de la felicidad duradera es poner a punto nuestras relaciones. Y poner a punto una relación supone nada más que revisar cuán sólidos tenemos los 3 pilares sobre los que se levantan todas las relaciones: Atención, Confianza y Respeto.

¿En qué punto de partida estamos?

Si tenéis niños pequeños probablemente estaréis pensando que el palito del respeto es el que más cuesta trabajar. Enseñarles a decir no con respeto, a no hablarnos con malos modales, a no chillar a sus hermanos o sus amigos no resulta una tarea fácil; probablemente porque los niños no son conscientes de qué eso debilita la relación que tenemos con ellos y debilitará las relaciones que en el futuro entablen con quienes se crucen en sus vidas.

Por eso es importante darles otra perspectiva distinta al respeto porque sí o sí, al hecho de que a los padres y no se les puede mentir y punto o a la creencia de que ellos merecen atención incondicional y no deben atender a nadie a cambio. Es importante que interioricen que una relación es estable y duradera cuando los tres palitos son sólidos y que esa solidez depende de dos.

Con el video de hoy también queríamos deciros que no hay padre que no haya perdido la paciencia con sus hijos o su pareja alguna vez y que pueda asegurar que jamás la volverá a perder.

 Cada día nos da una nueva oportunidad para levantar nuestro tipi más alto y fuerte. Para eso sólo hay que echarle ganas, crear un ambiente de equilibrio y armonía en el que trabajar a gusto y lanzarse a trabar codo con codo. Con los niños, además, es fácil: son los grandes expertos en darnos otra oportunidad con la mejor de sus sonrisas.

¿Hay alguien en tu vida con quien te falte uno de los palitos de la relación? ¿Qué pasaría si a esa relación le pusieras el palo que falta?

¡Sed muy felices

Ready to change?


tittle

¿Te sientas 5 minutos y te tomas un buen café con nosotros? Tenemos muchas ganas de darte la bienvenida a una nueva temporada de Pepitaliving que hemos diseñado con infinita ilusión, mucho cariño y con un objetivo fundamental: Convertir nuestros hogares en gimnasios emocionales y cocinas de la felicidad duradera.

Queremos que tu casa y la mía se conviertan en espacios únicos para desarrollar nuestra inteligencia emocional y la de nuestras familias. Queremos que al final de este curso te conozcas mejor y conozcas mejor a tus hijos; que tengas más confianza en ti mism@ y ayudes a tus hijos a reforzar su autoestima; que te quieras más y les digas a ellos cuanto les quieres. Queremos que lideres un cambio en tu familia y les empujes cada día a ser un poquito más “emocionalmente inteligentes”. Nuestro objetivo final es que a final de curso te sientas muy orgullos@ de haber trabajado por tu felicidad y la de los demás.

Si estás ya saboreando esa taza de café que nos íbamos a tomar juntos te invitamos a que te relajes mientras ves el siguiente video:

Solo hay una frase que te pedimos que recuerdes durante este año:

change-5

Cuando nos conocemos y nos queremos, cuando tenemos claro nuestro “para qué”, cuando trazamos un plan y trabajamos por él con compromiso y determinación las posibilidades son infinitas. Al igual que los escultores, simplemente tenemos que saber qué cosas hay que remover para poder sacar la obra de arte que todos tenemos dentro.

Podemos transformar nuestra mente en lo que queramos como si de plastilina se tratase.

Uno de los descubrimientos que más nos han motivado en los últimos tiempos es descubrir que no somos prisioneros de nuestra genética ni de la educación que nos dieron nuestros padres o las experiencias infantiles que vivimos. La neurociencia ha demostrado que nuestro cerebro hoy no es el mismo que ayer ni el mismo que será mañana; nuestra mente es tan moldeable como una barra de plastilina a la que podemos dar la forma que queramos con independencia de la edad que tengamos.

Las neuronas se conectan cada segundo siguiendo una especie de rutas o carreteras predeterminadas genéticamente o marcadas a través del aprendizaje desde que somos niños. Vemos la realidad de manera distinta a nuestros amigos o nuestra pareja y reaccionamos como lo hacemos ante esa realidad dependiendo de las conexiones neuronales que se establecen en nuestro cerebro a lo largo y ancho de vías que hemos ido haciendo profundas a base de imitar y repetir el mismo comportamiento durante años.

Hoy sabemos, sin embargo, que nuestro cerebro está capacitado para crear nuevas vías; que podemos marcar nuevas carreteras en el mapeado cerebral por las que las neuronas se conectarán la próxima vez que reciban un estímulo. Algo así como decir que ante un mismo estímulo nuestras neuronas cogerán la autopista A1 en lugar de la A2 y nuestra reacción acabará siendo diferente. Este fenómeno, llamado plasticidad neuronal, es algo absolutamente maravilloso, porque implica que podemos cambiar nuestro comportamiento ante determinados impulsos y que podemos, en definitiva, modelar nuestro temperamento.

change1

change2

change4

¿Cómo? ¿Cómo podemos escaparnos de la genética y de años y años de aprendizaje?

Consciencia, repetición y emoción son los nuevos ingredientes que os proponemos que nunca falten en vuestra cocina desde hoy.

Para moldear nuestra barra de jabón tenemos que tomar conciencia de quienes somos, tener claro en quien queremos convertirnos y trabajar día a día como artesanos con un cincel. Como en cualquier otro aprendizaje, para que el nuevo surco emocional sea profundo y las nuevas conexiones neuronales sean duraderas necesitamos repetir y repetir el nuevo comportamiento.

Y si además de repetición le añadimos una pizca de emoción la nueva huella emocional será mucho más profunda y duradera. Los aprendizajes con mayor carga emocional general conexiones neuronales más duraderas y nuevos surcos más profundos. Por eso te acuerdas perfectamente de este anuncio de cuando eras niño que empezaba diciendo “al mundo entero quiero dar un mensaje de paz…”, del día que tus hijos aprendieron a montar en bicicleta o del ambiente que rodeaba tu primera ruptura sentimental; porque aquello que aprendemos con el chip emocional activado genera conexiones neuronales más duraderas.

change3

¿Por qué hemos elegido este mensaje para inaugurar una nueva temporada? ¿Qué queremos trasladarte hoy con todo esto?

  1. Que puedes cambiar. Que nuestra mente está preparada para cambiar y que los ingredientes ya se han descubierto: repetición y emoción. Y que para lanzarse a cocinar con ellos solo es necesario desconectar el botón “automático on”, tomar conciencia de lo que hacemos y querer cambiar.
  2. Que puedes ayudar a tus hijos a cambiar. Que, siendo cierto que la genética influye muchísimo, también lo es que eso sólo significa que hará falta más trabajo y más motivación para llegar a donde quieran. Su mente les acompañará
  3. Que no pasa nada si nos equivocamos como madres o padres, nuestros hijos tienen toda una vida para solucionarlo. Es verdad que hay periodos críticos de aprendizaje como la infancia, en los que nuestra conducta como padres impactará directamente en su autoestima o sus paradigmas mentales o gafas de ver el mundo. Pero lo más maravilloso es que si hoy nos equivocamos ellos tendrán toda una vida para solucionarlo. Su cabeza será tan plástica cuando sean mayores como lo es ahora la nuestra.

Si te has terminado ahora esa buena taza de café que nos estábamos tomando juntos coge un papel y escribe qué quieres conseguir este año. ¿En qué quieres convertirte? Guarda el papel en un sitio que sólo tú conozcas, despréndete de todo lo que no te deja avanzar y lánzate a trabajar por lo que quieres.

En tus manos y en las mías hay posibilidades infinitas.

 ¡Feliz día!

 

Mañana habrá mil diferencias


Tittle1

¡Somos más de 1.000! Ya sois más de 1.000 personas las que os habéis unido a nuestro proyecto a través de Facebook.

¿Sabéis que significa para nosotros esto? Significa que podemos cambiar el mundo; que si cada uno de nosotros hace algo hoy por marcar una pequeña diferencia mañana habrá 1.000 diferencias en el mundo.

Significa que si hoy cada uno de nosotros le regala una botella de leche a alguien que lo necesita al final del día habrá 1.000 botellas en el mundo saciando la sed de un pobre. Si mañana cada uno de nosotros abraza a quien lo está pasando mal habrá 1.000 personas recibiendo calor y afecto en el mundo. Si pasado mañana cada uno de nosotros se sienta con sus hijos a explicarles que el matrimonio forzoso de niñas menores de edad es una realidad en países de nuestro entorno habrá más de 1.000 niños conscientes de la vulneración de derechos de la infancia en el planeta.

¿No es grande lo que podemos llegar a construir?

Para nosotros ser más de 1.000 significa esto:

¿Qué cosas te mueven a ti? ¿Qué mueve tu corazón? ¿Qué te hace levantarte de la silla y empujar el árbol? ¿Cuánto tiempo hace que no lo empujas?

Si al final de la vida vamos a hacer algo que marque la diferencia ¿Por qué no empezar hoy? ¿Por qué no aprovechar los meses de verano para salir de nuestra zona de confort y marcar la diferencia? ¿Hay algo en tu casa que si arreglas, pintas o decoras con tus hijos podría llenar de ilusión a alguien que lo necesita más que tú? ¿Hay algún libro en tu estantería que crees que todos los niños tendrían derecho a leer? ¿Hay una receta nueva que quieras probar con tus peques y que podría ser la cena de otra familia?

Retémonos a vivir un verano de experiencias que nos permitan sentir que aportamos y que importamos, que podemos cambiar el mundo por pequeña que sea la diferencia. Al fin y al cabo, la felicidad, la nuestra y la de los demás, no es algo que se busque y se encuentre; la felicidad se construye.

Tu botella de leche, tu abrazo y tu protesta se unirán a mi botella de leche, mi abrazo y mi protesta. Y las botellas de tus hijos a las de los míos. Y entonces ya no seremos 1.000, sino 2.000, 3.000 o quién sabe.

¿Empujamos el árbol juntos?

gracias

 

La empatía se aprende


Tittle

Si tuvieras que elegir para tus hijos entre un prestigioso máster en una de las escuelas de negocios más exitosas y la capacidad para empatizar con los demás ¿Qué elegirías? ¿Eliges lo que parece ser la puerta a un prometedor futuro profesional o la capacidad para sintonizar con los sentimientos de los demás, para detectar y comprender lo que se cuece en su interior aun sin estar de acuerdo con ellos?

Sabes que el máster probablemente les abrirá las puertas a un atractivo empleo, pero también sabes que sin la capacidad para sintonizar con las emociones de los demás difícilmente mantendrán ese exitoso empleo o, en el mejor de los casos, su trayectoria profesional será corta, muy corta.

La gran noticia es que no hay que elegir. Los expertos han demostrado algo que en nuestros trabajos y en nuestra vida personal ya intuíamos: que no existe relación entre la empatía y el coeficiente intelectual. Que la empatía se aprende.

¿No os parece eso fantástico? Podemos aprender a ponernos en la piel de los demás como aprendemos a jugar al basket o entrenamos cualquier otra cosa en la vida: practicando, ensayando, equivocándonos y aprendiendo de los errores.

Empatia1A

¿Qué es lo que tenemos que entrenar para desarrollar nuestro músculo de la empatía?

La base de la empatía es el autoconocimiento. Conocer nuestras emociones y tener un registro emocional fluido es la base para captar las emociones de otros. Esto, que parece muy fácil, es bastante complicado si tenemos en cuenta que nuestro vocabulario en cocina es bastante más amplio que nuestro vocabulario emocional. ¿No os ha dicho alguna vez vuestra pareja “¿qué te pasa?” y le habéis respondido un “estoy triste” cuando en realidad dudáis si realmente estáis tristes o más bien enfadados, estresados, cansados o yo que sé qué? De pequeños nos enseñaron cuáles eran los colores primarios y qué pasaba si los mezclabas, pero nadie nos contó cuáles eran las emociones básicas o qué pasaba cuando las mezclabas y a veces no sabemos ni de qué color estamos.

La otra pata el entrenamiento está en la capacidad para captar los mensajes no verbales de los demás, que es el segundo pilar sobre el que se apoya la empatía.

El 90% de los mensajes que emitimos son no verbales. Nuestros gestos, nuestro tono de voz, el movimiento de nuestras manos, nuestra respiración, dicen de lo que pensamos que el mensaje que realmente estamos transmitiendo. ¿Os imagináis qué regalo para la vida supone ser capaz de prestar atención e interpretar esos mensajes no verbales de los demás? Darse cuenta de las emociones que ese día trae el profesor a clase, de las que rodean a ese cliente con el que estamos intentando cerrar un trato, de las que esconde ese quinceañero que nos espera tirado de mala gana en el sofá de casa, etc.

Este verano estamos decididos a entrenar en familia nuestro músculo de la empatía con juegos sencillos que nos ayuden a reconocer nuestras emociones, a ganar en repertorio emocional y a poner poco a poco el foco en los demás. Hoy os dejamos dos ejercicios muy caseritos y simples con los que trabajar esta capacidad con vuestros hijos. Como siempre, ya sabéis que lo mejor es que los aderecéis o los “tuneeis” como mejor se adapten a vuestra familia.

Empatia3aEmpatia5ADADO EMOCIONAL: Con este ejercicio podréis trabajar las dos caras de la empatía, identificar vuestros sentimientos y los de los demás.

En un dado (el nuestro es un dado muy chulo de progapanda pero podéis utilizar cualquier cubilete tipo “rubick”) hemos dibujado la representación de las 5 emociones básicas: ALEGRIA, TRISTEZA, MIEDO, ENFADO y ASCO (Os acordaréis porque son las emociones protagonistas de la peli de Disney DEL REVÉS). En el último lado del dado hemos escrito “Elige otra”.

Cuando nos toca el turno tenemos que acordarnos de una situación en la que hemos sentido la emoción que nos ha salido en el dado. Si nos sale la cara “Elige otra” elegimos otra de las emociones que nos sepamos (Decepción, vergüenza, nerviosismo, esperanza, sorpresa, etc) y recordaremos el momento en el que la sentimos (aquí es donde poco a poco iremos ganando riqueza en el vocabulario).

Para que poco a poco se vayan fijando en el “otro” a veces versionamos un poco el ejercicio y cuando nos toca el turno de dado jugamos a adivinar en qué situación creemos que ha sentido otra persona esa emoción. ¿Te acuerdas de algún momento en que M. pareciese tener miedo? ¿Algún momento en que tu profesora estuviese enfadada? ¿Alguna situación en la que tu amigo F. estuviese alegre?.

Empatia2a

Empatia4A

SIN HABLARNOS. Nuestro segundo ejercicio es tan fácil como realizar cualquier trabajo de equipo que se os ocurra en absoluto silencio. ¡Veréis como los resultados os sorprenden incluso a los mayores!

Probad con tareas que los niños tengan dominadas, para no generar ansiedad sobre la tarea. A nosotros nos gusta practicarlo poniendo la mesa o recogiendo su cuarto. Al probarlo percibiréis de inmediato cómo aumenta el contacto visual con vuestros hijos y como sus gestos dicen mucho más de lo que generalmente escuchamos. Un ejercicio potentísimo, de verdad.

Esperamos que disfrutéis mucho de estos dos ejercicios y, ya sabéis, si vosotros tenéis algún otro ejercicio para desarrollar la empatía en los niños, nos encantará conocerlo.

¡Feliz fin de semana!