Cómo preparar a nuestros hijos para el vértigo digital


tittle

En estos días en los que la tendencia de todas nuestras empresas es la transformación digital, en los que se habla de digital ninjas, de evangelización digital, del camino a la industria 4.0, de knowmads, y de una auténtica revolución en todos los ámbitos de la sociedad, merece la pena levantar la mirada y preguntarse ¿Dónde están quienes iniciaron esta revolución? ¿Qué sienten los que hoy llamamos líderes digitales? ¿Qué podemos aprender de su experiencia para transmitírselo a nuestros hijos?

Hace un par de semanas tuve la suerte de compartir una mañana muy interesante con profesionales de diversos ámbitos para reflexionar sobre el modelo de liderazgo digital al que nos dirigimos. Allí se habló de tecnología, de intraemprendimiento, de visión, de comunicación, de capacidad de aprender a aprender, de influencia……pero también se habló de vértigo.

En un punto del gran puente que supone la transformación digital los líderes sienten vértigo.

vertigo-digital-7

 Saben que no hay vuelta a atrás, que no pueden darle la espalda a un mundo hiperconectado en el que hasta las citas del médico de cabecera hay que solicitarlas on-line. Pero sienten presión, miedos, inseguridades y vértigo. Presión por la inmediatez que el mundo digital exige, presión por ser malabaristas de los distintos stakeholders de sus compañías, presión por la fina línea que existe entre la vida privada y la pública, miedo a no poder seguir el ritmo, a no poder innovar más………y un profundo vértigo.

Los líderes digitales sienten vértigo. Y nuestros hijos, como líderes digitales que un día serán, también lo sentirán; y además lo harán mucho antes que nosotros, porque ellos, no nos olvidemos, llevan ya ADN digital, y a ellos todo les va a llegar antes.

Después de las miles de fotos colgadas en instragram, los millones de tweets que habrá suyos en la red, los cientos de veces que hayan sido etiquetados en Facebook,  las relaciones que hayan hecho virtualmente y también las que hayan deshecho, se encontrarán a mitad del puente y sentirán vértigo.

¿Qué es lo que hará que llegado el momento del vértigo digital nuestros hijos caminen hacia adelante con paso firme? Un profundo autoconocimiento, una sana autoestima y una mirada alta que les haga encontrar su para qué y ponerlo al servicio de la sociedad.

 ¿Podemos ayudarles nosotros, aquí y ahora, para afrontar ese momento? ¡Claro que sí!

Podemos ayudarles a conocer dónde radica la esencia de su talento. Llegado el vértigo, lo que les impulse será saber muy bien quiénes son y cuáles son sus fortalezas, aquello que ellos y sólo ellos son. Será fundamental que sean capaces de mirar adentro, se concentren en ser ellos mismos más que nunca, y que no intenten imitar el talento de los demás. En momentos de crisis el éxito siempre viene de dentro.

vertigo-digital-2

vertigo-digital-6

Si nosotros, aquí y ahora, les ayudamos a conocer cuáles son esas fortalezas y a potenciarlas, les estaremos ayudando doblemente. Por una parte, les estaremos ahorrando tiempo de autoconocimiento para cuando, en mitad del puente digital, necesiten tomar decisiones muy rápidas. Y, sobretodo, les estaremos ayudando a construir una base de autoestima sana, que les haga mirar a los demás de frente, ni por encima ni por debajo, sino de frente.

La autoestima se construye en la niñez, con afecto y reconocimiento. Si nosotros, aquí y ahora, trabajamos para reconocerles y poner en valor sus fortalezas (y no les hacemos creer que son especiales por todo lo que hacen o que todo lo hacen bien) contribuiremos a que nuestros hijos dejen de ser la generación del “me, me, me” o del “selfie” para convertirse en personas que saben que no pueden ser todo lo que quieren en la vida (no son hipermegaguays), pero que tienen un conjunto de fortalezas únicas que, con trabajo y esfuerzo, les sacarán de los precipicios.

vertigo-digital-4

vertigo-digital-3

Y si, además, les enseñamos a preguntarse el para qué de las cosas –¿Para qué voy a colgar esto en Linkedin o en FB? ¿Puedo ayudar a alguien?- les estaremos entrenando para que algún día encuentren su para qué en la vida. Cuando encuentren ese para qué y lo orienten al servicio de los demás habrán encontrado la clave no ya para no caerse del puente, sino para mirar y avanzar hacia adelante.

La clave para sobrevivir y ser feliz en esta era digital es ser capaces de manejar tres focos: un foco interior, un foco hacia los demás y un foco hacia la sociedad. Y nosotros, aquí y ahora, les podemos ayudar a empezar a manejarlos.

Feliz día¡

 

No puedes ser todo lo que quieres


tittle

No puedes ser todo lo que quieres, pero puedes ser mucho más de lo que eres

Crecí en la cultura del esfuerzo. Mis padres me inculcaron que podía ser todo lo que me propusiera en la vida si me esforzaba realmente, si trabajaba duro, si era perseverante y cada día me fijaba metas más altas. Y, lo cierto es, que esa perseverancia me ha ayudado muchas veces en mi vida personal y profesional.

Sin embargo, hoy sé que no puedo ser todo lo que quiera por mucho que me esfuerce. Hoy sé que el talento no se construye sólo a base de esfuerzo.

Sé que, por mucho que me empeñe, por muy duro que trabaje, no podré ser muchas de las grandes mujeres que conozco, porque carezco de su simpatía, su elasticidad, su visión espacial u otras miles de fortalezas. Lo que sí podré ser es otra mujer grande: YO en mi mejor versión.

talent3

talent4

talent5

Y es que el talento, en palabras de andar por casa, es una “sopa”. Y como toda sopa tiene dos ingredientes fundamentales, un fumé (o concentrado) y agua (más o menos según cuanto queramos que esté de concentrado el sabor o que estire la sopa). Al final da igual si hablamos de una sopa de cocido que de la sopa miso: concentrado y agua, esa es la receta de cualquier sopa. Y al final da igual si hablamos de los grandes de la medicina, del deporte, de la panadería, de la pintura, de la decoración o de la enseñanza. Siempre es cuestión de fumé y agua.

Y lo más importante en una sopa es saber de qué es la esencia del sabor. ¿Es de pescado o de verduras? Una vez que lo tienes claro puedes añadir más y más ingredientes que no harán sino potenciar el sabor o hacer que la sopa luzca más.

Lo mismo pasa con el talento. Lo primero que hay que saber es de qué es nuestro concentrado, nuestras fortalezas. Yo no podré ser Ainhoa Arteta porque no tengo las cuerdas vocales que ella tiene; puedo esforzarme, ir a clases de canto y practicar las 10.000 horas que dicen son necesarias para dominar una materia. Pero no me convertiré en una grande de la música. Y me temo que tampoco puedo ser Yoshio Taniguchi u otros muchos de los grandes que se me pasan por la cabeza.

Pero si puedo expandir mi talento al máximo si sé de qué es mi “fumé”.

La probabilidad de que mis principales fortalezas coincidan con las tuyas son de 1 entre 278.000 y, sin embargo, todos queremos ser lo mismo. Nos pasamos la vida “queriendo ser” sin saber quiénes “ya somos” y todo lo que podríamos “llegar a ser”.

A los grandes no les pasa eso. Ni Marie Curie dedicó su vida a ser una Frida Kalho ni Frida Kalho se esforzó en encerrarse en un laboratorio. Lo que distingue a las personas con talento es que tienen muy claro de qué está hecho su concentrado y no intentan imitar a los demás, sino que dedican su vida a ser, precisamente, ellos mismos.

Cuando identificas tus fortalezas toda tu vida cambia. Y lo hace porque te das cuenta de que no tienes que intentar ser “otra sopa”, sino que puedes ser la mejor versión de tu yo.

tittle

talento5

Y aquí es donde entra en juego la cultura del esfuerzo que mis padres me inculcaron. Porque al igual que toda sopa necesita agua, el talento necesita metas, actitud y esfuerzo.

Eso es lo que diferencia no dejar de echar ingredientes y más ingredientes en un concentrado que no sabes ni de qué es o escoger los ingredientes y la cantidad de agua precisa que mejor van a tu caldo.

Cuando tienes identificadas tus fortalezas y enfocas tu aprendizaje y tu esfuerzo a desarrollar esas fortalezas el conocimiento y la práctica dejan de “contar en tu curriculum” para convertirse en amplificadores de todo tu potencial. Cuando tienes claro tu “concentrado” tienes que ir añadiendo y añadiendo agua o fijándote metas y metas, nuevos objetivos más ambiciosos cada día que hagan que tu caldo se expanda. Y también puedes añadirle ingredientes, cursos, formación, nuevas habilidades que hagan que el sabor sea exótico, único, tradicional o lo que tú quieras. Pero siempre teniendo claro cuál es la esencia de tu fumé.

Y, lo que es más importante, cuando descubres lo que tú y sólo tú eres, te enamoras de ello y te esfuerzas por vivir y cuidar ese caldo cada día dejas de frustrarte por no ser como los demás y comienzas a ser más feliz.

¿Sabes cómo podrías impulsar tu talento? ¿De qué es tu fumé? ¿Sabes qué es aquello que te distingue de los demás y te hace único? Porque tú, igual que yo, tienes algo que te hace especial y que sin duda puedes poner en valor.

¡Feliz día!

CAP, la palabra que este año te impulsará


tittle

CAP es una manera de entender la vida. Un recurso que os ayudará a impulsar vuestro talento cada día, a ver el futuro con ilusión, de manera comprometida, y a mirar hacia el pasado con tranquilidad.

Iniciábamos el pasado año con un post titulado Make Great Together con el que nos proponíamos respetar, admirar y aprender de otras mujeres. Buscábamos hacer de la singularidad de cada una de nosotras, de nuestras diferentes maneras de ser y de vivir la maternidad, algo que compartir, valorar y aprovechar para enriquecernos como mujeres.

Nuestro propósito nos ha llevado a darnos cuenta de que cada una de vosotras tiene algo que os hace únicas. Algo que os distingue de todas las demás y os convierte en mujeres singulares. Algo que os ha acompañado desde que erais niñas y a lo que generalmente dais muy poca importancia porque siempre lo habéis visto como algo natural: vuestras fortalezas.

Este año nos hemos cruzado con mujeres que son el pegamento de todos los grupos y que, sin embargo, no dan importancia la tremenda capacidad de motivación que tienen; mujeres a las que siempre quieres contar tus problemas que no se dan cuenta de que su confiabilidad y su sentido común son menos comunes de lo que ellas creen; mujeres que siempre están ahí para ayudarte y que creen que su generosidad no es nada especial; mujeres perfeccionistas y estudiosas que no creen extraordinario querer aprender siempre más y más; mujeres que te arrancan siempre una sonrisa que creen que su humor y su genialidad no es una fortaleza suficientemente importante.

A todas esas mujeres, a vosotras, nos gustaría pediros que iniciéis el año enamorándoos locamente de lo que sois. Nos gustaría que amanecieseis una mañana pensando qué os hace ser vosotras mismas, qué fortalezas os han llevado a disfrutar de momentos de éxito en la vida y que os han ayudado a levantaros cuando habéis flaqueado. Os pedimos que os olvidéis del estándar de liderazgo ideal y de esos otros talentos que admiráis en otras mujeres y que, por un momento, os fijéis sólo en el vuestro; en lo que vosotras y solo vosotras sois.

Vuestro mayor activo en la vida sois vosotras mismas y la mejor inversión que podéis hacer este año es homenajear cada día aquello que sois e impulsar vuestro talento hasta convertirlo en una auténtica fortaleza.

Y para ello, nos gustaría compartir con vosotras una palabra que cuando la interiorizas y la haces formar parte de tu vida se convierte en un potente impulsor del talento. Esa palabra es CAP. Tres letras que tienen un significado diferente según se apliquen para mirar hacia el pasado o hacia el futuro.

cap1

Hacia el pasado CAP significa Comprensión, Aceptación y Perdón.

Hacia el futuro CAP significa Compromiso, Atención y Proactividad.

cap3

Nos gustaría que mañana amanecieseis con el compromiso de hacer algo que se os de bien y en la manera en la que se os de bien. Y que cada mañana este año renovéis ese compromiso y os propongáis trabajar con alegría esas fortalezas en distintos ámbitos de la vida o del trabajo. ¿A dónde os puede llevar la generosidad en una reunión de trabajo? ¿Y vuestra confiabilidad en el grupo de las madres del colegio de vuestros hijos?

cap4cap5

Y nos gustaría que cada vez que os equivoquéis o las cosas no salgan como esperáis volváis a repetir esta misma palabra, CAP, esta vez como gafas para mirar hacia atrás con comprensión, aceptación y perdón.

Porque probablemente el mayor lastre con el que os vais a encontrar para desarrollar vuestro potencial es ese pepito grillo que se os coloca en la oreja cada vez que os equivocáis y os recuerda duramente que no habéis sido suficientemente buenas o no os habéis esforzado lo suficiente.

Cuando os pase, probad a decidle a ese viejo amigo que os hable desde la comprensión, la aceptación y el perdón. No se trata de estar de acuerdo con lo que hemos hecho, simplemente de darnos permiso para cometer errores y aprender de ellos.

Y si os resulta muy difícil poneros estas gafas para ver vuestro pasado probad primero a comprender, aceptar y perdonar aquello que no os guste que hagan vuestros hijos, vuestros compañeros o amigos ¿No cambia todo?

Esperamos de corazón que este año sea vuestro año, y que CAP sea un recurso que os ayude a desplegar todo el talentazo que cada una de vosotras tenéis dentro.

Sed felices¡

PD: Las fotos son de dos colecciones de libros maravillosas que rescatan en formato cuento la vida de grandes mujeres como Marie Curie, Frida Kahlo, Audrey Hepburn, Coco Chanel o Amelia Earjart. Mujeres que compartían algo en común: sabían cuál era su talento, se enamoraron de ese talento y decidieron vivirlo intensamente (Colección MIRANDA, de Edelvives -de donde son las fotos de Frida Kalho, un libro increíble a partir de los 7 años, y PEQUEÑA & GRANDE, de ALBA-de donde son las fotos de Marie Curie, un cuento que tiene completamente fascinada a la pequeña de la casa).

El mejor regalo que te puedes hacer


tittle

Pepitaliving nos ha enseñando a lo largo de estos años que una de las mayores fuentes de motivación para el cambio es la maternidad. Sois, somos, muchísimas las que cada día buscamos aprender algo nuevo para poder compartirlo con nuestros hijos: cómo fomentar su talento, cómo desarrollar la empatía, cómo mejorar la escucha activa, incrementar la resiliencia, …..y lo cierto es que cada vez nos vamos transformando en más y mejor gracias a ellos.

Sin embargo, hay veces que enfocamos tanto hacia nuestros hijos que nos olvidamos de enfocar hacia nosotras mismas. Por eso hoy os proponemos que cambiéis de orientación el foco y os hagáis un regalo a vosotras mismas con un ejercicio que os va a resultar tremendamente liberador: conoceros a vosotras mismas.

Conocer nuestro interior, lo que cada día guía nuestros pasos y determina nuestros actos, es la llave que abre la puerta a cualquier cambio; y lo es porque para nos da una perspectiva mucho más amplia de las posibilidades de transformación que tenemos y del equipaje que necesitamos para ese viaje.

Auto-conocerse es algo mucho menos místico y más fácil de lo que imaginas. Realmente sólo necesitas plantearte 4 preguntas y ser sincera contigo misma. El resultado será seguro el mejor regalo que puedas hacerte en la vida.

Las 4 preguntas son:

glaciar1

glaciar2glaciar4

Piensa en un día normal como hoy, ¿Qué has hecho al levantarte? ¿Qué les has dicho a tus hijos y a tu marido por la mañana? ¿Qué has hecho al llegar a la oficina? ¿Te has reunido con algún cliente? ¿Qué le has dicho? ¿Qué harás si tus hijos vierten esta noche un vaso de agua en la mesa o te cuentan que han suspendido el examen de mates?

¿Cómo ves la vida? ¿Qué te hace hacer lo que haces?

Una de las cosas que yo solía hacer cuando veía a mis hijos tumbados en el sofá y sabía que tenían cosas pendientes por hacer, como recoger las mochilas o preparar algo para el día siguiente, era enfadarme y generar enfado a mi alrededor. Era como si al ver las cosas tiradas en el suelo y a ellos tumbados una chispa saltase dentro de mí y activase de un soplo mi enfado. El día que comprendí que detrás de esa chispa estaba una de mis mayores virtudes o aptitudes, la proactividad, lo entendí todo. 

A lo largo del día haces y haces cosas. Son tus comportamientos, tu cara más visible que hace que los demás, tu pareja, tus hijos, tus compañeros, clientes, jefes y amigos, se forjen una idea de ti. Es como si cada día escribieses un capítulo nuevo de esa gran película que es tu vida.

Pero esos comportamientos son sólo la punta de tu iceberg personal. La más visible, sí, pero sólo una pequeña parte de ti misma.  ¿Qué hay debajo de esa punta del iceberg? ¿Qué hace que escribas ese guión de la peli y no otro?¿Qué es lo que soporta tus conductas?

glaciar3

Todo lo que hacemos en el día se apoya en la idea que tenemos sobre nuestras capacidades y habilidades. Somos lo que creemos que somos y escribimos el guión de cada mini serie del día según las capacidades y habilidades que creemos que el protagonista de la peli, o sea nosotros, tiene.

Si nos creemos inteligentes tendremos una actitud distinta ante la vida que si nos creemos torpes. Si pensamos que somos tenaces y valientes actuaremos de un modo distinto a si creemos que no lo somos. Si estamos convencidos de que somos tímidos nuestra intervención en una reunión de trabajo o en una charla de amigos será distinta a la que tendríamos si creemos que no lo somos.

La vida de nuestros hijos también será diferente según lo que crean que son. Sus actos en el patio del colegio, y en el futuro, serán distintos según crean que son inteligentes, valientes, tímidos, divertidos o aburridos.

glaciar5

¿Y sobre qué se apoyan esas capacidades y habilidades?

Sobre opiniones tan arraigadas en nosotros desde niños que se han convertido en creencias. Las opiniones que escuchaste repetir una y otra vez desde pequeña sobre ti o sobre las cosas que te rodeaban fueron conformando las creencias de lo que eras, y con ello tus propias capacidades. Puede que fueses avanzada en el aprendizaje, pero solo creerás que eres inteligente si te lo dijeron más de una vez; puede que te costara relacionarte con los demás en párvulos, pero solo creerás que eres tímida si te lo dijeron más de una vez; puede que algún día fueses generosa pero sólo creerás que es una de tus mayores virtudes si te lo dijeron una y otra vez; y puede también que actuases así o asá en el cole, pero sólo serás eso ahora si lo oíste tanto que en su día te lo creíste.

Aquí es donde puede que empieces a ver ya el maravilloso regalo que es conocerte. Ser consciente de las creencias que rigen tu vida es tan mágico como darse cuenta de que tus gafas llevan unos cristales puestos que te hacen ver la realidad de una manera distinta a la de los demás. Y darse cuenta de eso te da un poder enorme para cambiar el rumbo hacia donde tú quieras ir.

Una de mis mayores virtudes, como os decía, es la proactividad. Desde pequeña he oído decir a la gente de mi entorno con entusiasmo que era una persona muy activa. Y eso ha conformado una creencia en mí que puede ser algo así como “la proactividad es la clave para el éxito/ la gente vaga no prospera en la vida”. Por eso cuando veo a mis hijos descansar en el sofá cuando hay datos objetivos a mi alrededor que me dicen que hay cosas pendientes de hacer una luz se enciende en mi interior y activa mi enfado. Otra persona probablemente, sin esa creencia, se acercaría a sus hijos y les diría ¿Todo bien? ¿Habéis venido cansados del cole? ¿Os encontráis bien? Porque, dicho sea de paso, puede que alguno de ellos esté malito, ¿no?

La cuestión no es que la proactividad sea buena o mala. La cuestión es que esa aptitud que me impulsa cada día también puede convertirse en mi peor enemiga cuando actúa como pantalla en mis gafas y me impide darme cuenta de que los demás necesitan o quieren descansar o que yo misma incluso necesito descansar aunque haya cosas pendientes de hacer. Y esa es la clave de mi cambio, conocerme para saber cuál es la creencia base que en ese momento está guiando mi comportamiento.

¿Y la tuya? ¿Alguno de tus mayores impulsores como el perfeccionismo, la tenacidad, la generosidad o el esfuerzo se convierte a veces en tu peor enemigo y no te deja hacer las cosas menos perfectas, relajarte y no tirar siempre del carro, ser algo más egoista y preocuparte de ti misma o dejarte ayudar? ¿Cuáles son tus creencias?

Cuando hayas descubierto las creencias que soportan tu vida escríbelas, léelas de nuevo y hazte una última pregunta como regalo para ser feliz

glaciar7

Cuando  encuentres tu para qué en la vida descubrirás un ancla que te sujeta firmemente cada vez que hay tormentas a tu alrededor, que te permitirá cambiar hacia donde tú quieras mientras continuas bien sujeta a lo que para ti es tu guía de vida.

PD: En nuestras fotografías de hoy nuestra excursión por el glaciar Nigardsbreen (Noruega), un lugar espectacular para darse cuenta de que el azul más intenso siempre está en el interior. Si alguno queréis información para ir con niños pequeños no dudéis en mandarnos un correo 🙂