Cómo potenciar la creatividad en los niños


img_5919

En cualquiera de sus versiones, estaréis de acuerdo conmigo en que la creatividad es uno de los mayores multiplicadores del talento. Y, en entornos tan volátiles, inciertos, complejos y ambiguos como los que nuestros hijos van a vivir (lo que se conoce como entornos VUCA) la creatividad será, además, lo que les ayude a reinventarse una y otra vez.

Ser creativo no significa tener una idea feliz, ni construir cosas imposibles o un mundo de fantasía al que evadirse. Ser creativo es innovar ideas, conceptos, productos o maneras de hacer las cosas en el mundo de aquí y en el ahora.

¿Cómo se llega a ser creativo? A veces, ser creativo es conectar cosas o ideas y sintetizarlas. Otras veces supone un planteamiento completamente disruptivo, rompedor y desafiante. Y otras, tan sólo significa presentar lo mismo pero de una manera diferente.

Al igual que otras capacidades del cerebro como la memoria, la creatividad puede entrenarse. Así que, ¿por qué no aprovechar la hora de la cena, la cola del médico o el trayecto en metro para potenciar el pensamiento más creativo de nuestros hijos?

A continuación te dejamos algunos ejercicios caseritos para trabajar lo que se conocen como las 3 clases de imaginación o creatividad: la imaginación descriptiva, la imaginación creativa y la imaginación desafiante.

Jugando a ser Steve Jobs, o cómo potenciar la imaginación creativa: ¿Cómo innovarías algo que este en casa? 

Steve Jobs decía que la creatividad simplemente consistía en conectar cosas. Conectar lo que has visto, tus experiencias, y sintetizarlo de forma nueva. Y de hecho, si pensáis qué llevabais a la playa hace 20 años os daréis cuenta de que no está muy lejos de lo que ahora tiene vuestro i-phone. ¿LLevábais un libro, una cámara, los walkman, alguna peli, un mapa y alguna libreta con las recomendaciones de restaurantes? ¿Y no es eso mismo lo que lleváis ahora en vuestro i-phone?

Con este ejercicio lo que pretendemos es que los niños se den cuenta de que ninguna idea es descabellada, sólo tienen que unir lo que saben, disparar una idea nueva y testearla hasta ver si puede convertirse en realidad o no.

Pídele a tu hijo que piense cómo podría mejorar  algo que tenga que usar todos los días en casa. Por ejemplo, el bote de cola cao.

img_5923

¿Qué podrías inventar para servirte más rápido el cola cao cada mañana sin derramarlo? Por aquí se les ha ocurrido utilizar un salero para dosificarlo, fabricar una cuchara que lleve el cacao incorporado, que el cola cao venga en pastillas efervescentes, que puedas llamar a los señores del cola cao para que fabriquen pastillitas a medida con la ración justa de cola cao que a ti te gusta, que venga un robot a servirte el cola cao  o que estos polvitos viajen por una especie de corriente de aire desde las armario hasta el vaso como si se tratase de la película de E.T. 

¿Y por qué no? ¿Por qué el cola-cao no puede venir en formato pastillas individuales?

Jugando a ser Ferrán Adriá o cómo potenciar la imaginación desafiante: Contar historias imposibles

Ferrán Adriá decía que la comida tenía que hacer pensar ¿pensar? ¿la comida? Nadie había dicho eso nunca jamás. De la misma manera que nadie se había obligado a cuestionarse todo lo que hace y a renacer cada año como él lo hacía publicando  en el Bulli cómo se hacían las recetas del año pasado. Esa es la imaginación desafiante, la que recurre a la deconstrucción, derriba todas las reglas y  comienza desde cero con una hoja en blanco.

Seguro que cuando cenáis vuestros hijos se mueren por contaros todo su día en el cole, sus aventuras de clase y sus desventuras de patio. Decidles que hoy tienen que prestar mucha atención a lo que cuenta el resto de la familia en la mesa, ya que habrá que seleccionar 4 ó 5 palabras clave del relato de cada uno. Después, al acabar todos, escribid en un post-it las palabras clave de todos que hayáis seleccionado y pedidles a vuestros hijos que construyan una historia en la que incluyan todas esas palabras. Este ejercicio reforzará su atención y les hará familiarizarse con las palabras.

Cuando todos hayan acabado su historia dadle una vuelta de tuerca al juego y pedidles que se inventen una historia completamente descabellada, imposible o absurda en la que utilicen de nuevo todas las palabras de los post-it. Si tenéis algún niño que es muy de razonamiento lógico veréis como este juego le cuesta un poquito más. Y es que, aunque parece fácil, la creatividad disruptiva de Ferrán Adriá es muy complicada.

img_5920

Aunque a nosotros las aventuras del patio nos parecen geniales para guiar este juego también podéis utilizar los famosos story cubes que encontraréis en librerías y tiendas de juguetes educativos.

Jugando a ser Don Draper o cómo potenciar la imaginación descriptiva: Salir de la rutina

¿Quién no se ha dejado seducir por las campañas publicitarias de Mad Men? Y es que a veces presentar lo mismo de otra manera diferente cambia completamente la percepción de la realidad. Cuando nos esforzamos en presentarle las cosas a nuestro jefe o nuestro cliente de una manera distinta, cuando les vendemos la misma tortilla francesa de cena a los niños con un toque diferente o nos paramos a pensar qué otras posibles combinaciones tiene nuestro armario la cosa cambia completamente.

img_5924

Juega con tus hijos a ser un auténtico Don Draper pidiéndoles que inventen una campaña para un producto en un lugar en el que no tenga utilidad ¿Cómo venderías un trineo en el desierto del Sáhara? ¿Y la misma peli de antes en un pueblo perdido en el que no tengan televisión?

¡Desbloquea, piensa y testea!

Un otoño con huella


Tittle

¿A qué huele tu otoño? ¿Qué color tiene? ¿Cuál es la banda sonora de tu vida este mes? Y tus otoños cuando eras niño, ¿A qué olían? ¿Qué color tenían?

Generalmente guardamos más recuerdos emocionales de los veranos de nuestra infancia que de cualquier otra época del año. ¿Por qué? Puede ser porque en los veranos desplegamos todos nuestros sentidos. Los veranos están llenos de SENSACIONES, desde la textura de un helado hasta la sensación de la piel mojada o el olor del mar. De los veranos guardamos imágenes, sonidos, texturas, olores y sabores que se incorporaban año a año al álbum de sensaciones de la niñez.

Huellas1

Huellas 3

Huellas 2

¿Por qué no esforzarnos en disfrutar también del otoño con todos nuestros sentidos? Este otoño nos está dejando unos días tan bonitos, con una luz tan especial y unos colores tan intensos que podría ser uno de estos otoños que dejan huella en el álbum familiar. Y al igual que la actividad que os mostramos en las fotos creemos que lo que de verdad deja huella en los niños son las cosas simples, sin acabar, las más básicas. Las actividades que les regalen SENSACIONES de otoño que nadie pueda borrar en el futuro de su álbum de la niñez, ni de nuestro álbum como padres. Colores, sabores, texturas, olores y sonidos que emerjan de su álbum de recuerdos cuando en el futuro les pregunten ¿A qué huelen tus otoños? ¿Qué color tenían?

Los dibujos que veis en las fotos son nuestra interpretación de las actividades propuestas en ARTE deja tus huellas, de Marion Deuchars, con el que podemos aprender a crear caras, flores, animales y hasta abecedarios utilizando nuestras huellas y las de los niños. Una actividad simple donde las haya que os recomendamos probar con vuestras tribus. De verdad que es la prueba de que a los niños les gustan las cosas muy sencillas.

¡Ojala disfrutéis de muchas sensaciones este fin de semana!

Un castañar creativo


Tittle

¿Y si debajo de esa brillante seta viviesen dos duendes del bosque? ¿Y si las gotas de rocío en una telaraña fuesen en realidad polvos mágicos que las hadas pierden al agitar sus alas? ¿Y si el gran castaño centenario hubiese perdido parte de su tronco luchando contra un gran dragón?

CastañarTiemblo3

CastañarTiemblo9

CastañarTiemblo2

¿Y por qué no?¿Por qué vamos perdiendo poco a poco la imaginación y la creatividad que teníamos cuando éramos niños? Sencillamente, porque dejamos de entrenar esa parte del pensamiento. Porque nos enseñaron que la creatividad era algo reservado a pintores, músicos y demás artistas y fuimos abandonando poco a poco el pensamiento creativo para pasar a pensar en modo convencional.

Ahora, si pudieras volver la mirada atrás, ¿conservarías algo de esa creatividad?¿Les regalarías a tus hijos herramientas que les ayudasen a potenciar esa cualidad innata? Si tu también crees que el futuro de tus hijos va a tener mucho que ver con su capacidad para generar nuevas ideas, para tener distintos puntos de vista y aportar soluciones novedosas e imaginativas, cualquiera que sea el ámbito profesional en el que hayan decidido volcar sus esfuerzos, te proponemos un divertido juego con el que podrán potenciar esa cualidad que todos los niños tienen.

Te proponemos escaparte al bosque con tus hijos en una de estas tardes de otoño y almacenar fotogramas con los que luego inventar por la noche historias mágicas llenas de imaginación y creatividad. El color brillante de las hojas, la luz que se filtra por las altas copas de los castaños, las formas sinuosas o las raras especies de hongos e insectos son imágenes que se almacenarán poco a poco en sus retinas y les servirán como telón de fondo para inventar las historias más fascinantes. O incluso puede que les lleven a algún descubrimiento genial, como el que llevó a Pringles a inventar un sistema de tratamiento y almacenamiento de las patatas fritas completamente distinto al convencional que, precisamente, está inspirado en la forma en la que las hojas de los árboles caen y se depositan en otoño; se amontonan delicadamente unas sobre otras porque lo hacen cuando están húmedas y, por lo tanto, son flexibles. Genial, no?

CastañarTiemblo4

CastañarTiemblo7

Y a los que tengáis tribus de niños más mayores os retamos a resolver un desafío utilizando el sombrero de la creatividad. El desafío es el siguiente: ¿Qué haríais si os hubieseis perdido en el bosque y la noche estuviera a punto de caer?

Como cualquier desafío, la pregunta puede resolverse con distintos sombreros puestos: el blanco (el objetivo), el amarillo (el del positivismo), el rojo (el de las emociones), el verde (el de la creatividad), etc…. Probablemente el primer sombrero que os queráis probar al resolverlo será el sombrero blanco, el sombrero de los datos o la información objetiva. ¿Llevamos móvil? ¿Tenemos batería? ¿Tenemos cerillas? ¿No os acordáis de haber visto un refugio? Podríamos intentar encontrarlo antes de que caiga el frio de la noche o empiece a llover.

Lo que ya no es tan seguro es que este sombrero sea el que vuestros hijos quieran probarse en primer lugar. Es más probable que ellos quieran probarse primero el sombrero verde, el de la creatividad. En nuestro caso, lo primero que la tribu pensó no fue llamar al 112, ni siquiera resguardarse en el refugio, sino buscar cobijo en un árbol centenario que habíamos visto durante la marcha llamado “El abuelo” y que por su forma de casita les pareció perfecto para pasar la noche. ¿Imaginación absurda? No, más bien el principio de una idea genial.

CastañarTiemblo8

Cuando te pones el sombrero verde todas las ideas son buenas. Es un precioso sombrero que te invita a hablar y hablar, y a aportar cuantas más ideas mejor. ¿Cómo podríamos hacernos unas camas? ¿Qué comemos? Ninguna idea es mala, solo más o menos factible con los recursos de los que dispongamos.

En este divertido juego sólo tenéis que preocuparos de que no aparezca el gran enemigo del pensamiento creativo, la resistencia al cambio, que tirará fuerte de vosotros para que no os escapéis de las ideas y las maneras convencionales de hacer las cosas. Estad muy vigilantes porque eso, la resistencia al cambio, no es una cualidad con la que vengan los niños de serie, sino una manera de pensar que los mayores vamos poco a poco enseñando a los pequeños.

CastañarTiemblo6 CastañarTiemblo5

PD: El bosque encantado que veis en las fotos es el Castañar de El Tiemblo (Ávila), un lugar mágico situado en el corazón del valle de Iruelas. El acceso a este parque natural está restringido (hay que pagar por vehículo y persona que accede al parque) y se puede realizar desde el control de acceso que encontrareis en la calle El Castañar del pueblo. Desde allí, una carretera con unas maravillosas vistas os llevará al aparcamiento, desde donde se inician las diversas rutas de senderismo. Tened en cuenta que es una ruta mochilera (no hay servicios de venta de bebidas ni restauración, aunque sí un pequeño merendero al inicio de la ruta) y difícil de hacer con carritos de niños.

¡Feliz fin de semana!

De jamonero a estantería para coches


Title

Para los que no tengan hijos nuestro proyecto de hoy no será más que una estantería con ruedas. Para el mediano de nuestra tribu, sin embargo, es una super estantería que él ha ayudado a construir a partir de, nada más y nada menos, que una caja de jamón. Una estantería muy molona en la que guardar sus coches favoritos y que a partir de ahora seguro que se va a convertir en el mueble estrella de su cuarto.

Para nosotros es un proyecto genial para trabajar muchos valores: la autoestima, el trabajo en equipo, la planificación, la capacidad resolutiva, la creatividad y la capacidad para dar una segunda oportunidad a las cosas (y a las personas).

materiales1

Nuestra estantería está hecha con una caja de madera de jamón (de esas que vienen de regalo en navidades), 4 ruedas giratorias transparentes (que encontráis en cualquier ferretería o tienda de bricolaje), 5 baldas de madera (que encajen con el fondo y ancho del mueble), pintura de pizarra, 20 escuadras de metal pequeñas (4 para sujetar cada balda) y un montón de tornillos.

Segunda oportunidad

Dale a todo una segunda oportunidad. Una preciosa caja de madera, no muy ancha y del tamaño de un niño. ¿Habrá que darle una segunda oportunidad, no? Las cosas y las personas pueden cambiar si les dedicamos un poco de tiempo, paciencia y cariño.

planifica

Enseña a los niños a planificar. Cuéntales que todo trabajo requiere una fase previa en la que hay que pensar qué recursos tenemos y cuál es nuestro objetivo final y trazar un mapa de ruta del trabajo que realizaremos. Anímales a pensar en el mueble final al que quieren llegar y en los materiales que necesitan para construir ese mueble. ¿Y el tiempo? Enséñales que el factor tiempo es muy importante cuando llevamos a cabo un proyecto. Tal vez no sea posible terminar el mueble en una sola tarde y haya que planificar el trabajo en distintas tardes. O tal vez sólo dispongamos de una tarde para hacerlo. A veces, las cosas no pueden salir tan perfectas como queremos porque tenemos que ajustarnos a un tiempo máximo.

Resuelve problemas

Desarrolla su capacidad de resolución de problemas. Cuando llevamos a cabo un proyecto de este tipo casi siempre se presenta algún problemilla que hay que sortear para llegar al final. Puede que las baldas de madera no estén bien medidas, que falte un tornillo de última hora, que la pintura que creíais que podíais utilizar esta seca, o no tenéis pincel, etc. Deja que los niños propongan soluciones imaginativas para resolver esos problemas. ¡Seguro que te sorprenden! (En nuestro caso ya podéis ver en la foto uno de los laterales se manchó de pintura de pizarra y es curioso ver lo interiorizado que tienen lo de que las toallitas húmedas valen para todo).

team2

Comienza el trabajo en equipo. Todo un ejercicio de bricolaje del que a los niños les encanta y además una buena oportunidad para trabajar codo a codo con alguien con más experiencia y maestría en el trabajo (en este caso, papá; en la vida, cualquier compañero). Para papá será una prueba de paciencia hacer el trabajo a ritmo de niños y para los niños será un ejercicio estupendo para frenar el famoso “yo solo”.

Creatividad

Decora

Viva la creatividad. ¿Y si pintamos dos de las baldas con pintura de pizarra para simular plazas de aparcamiento de los coches? ¿Y si pintamos toda la trasera de la caja con pintura? ¿Si la decoramos con washi-tape? ¿Le clavamos algún colgador en los laterales para que nos sirva para colgar gorras? Picasso decía que le había llevado toda una vida pintar como los niños. Y es cierto, los niños tienen una creatividad innata que, poco a poco, por el tipo de sociedad en que vivimos, van perdiendo. Curiosamente, en el futuro, esa creatividad será la que les ayude a encontrar nuevas fórmulas y les ayude a brillar en sus respectivos ámbitos profesionales. Por eso nos gustan tanto todos los juegos en los que los peques pueden sacar a relucir sus dotes creativas innatas.

estanteriacoches

Una buena píldora de autoestima. Lo mejor de esta súper estantería molona es que, cuando la acaban y colocan los coches se dan cuenta de que han participado en la construcción de un mueble de verdad. ¡Una verdadera estantería en la que guardar sus coches! Y eso, claro está, refuerza la autoestima de cualquiera.

detalle2

¡Sed muy felices!

Graffiteamos una lámpara


Tittle

¡Volvemos! Y lo hacemos con dosis renovadas de optimismo e ilusión, y con un bote de pintura en la mano, listos para graffitear y llenar nuestras vidas de color.

Si hace una semana nos preguntan si dejaríamos que nuestros peques pintasen con graffiti la pared de su cuarto o cualquiera de los muebles de su habitación hubiésemos respondido sin dudarlo nooooooooooo!!!! pero después de ver el resultado en una vieja pantalla de una lámpara nos apuntamos al graffiti light en cualquier rincón de la casa.

Es una técnica muy divertida con la que los más mayores de vuestras tribus podrán dar rienda suelta a su creatividad mientras aprenden que todo, incluida alguna pared o mueble viejo, merece una segunda oportunidad.

Lampara graffiteada 2

TexturasLampara graffiteada 1

¿Graffiteamos? Sólo necesitáis un bote de pintura en spray y cinta de carrocero. En 5 minutos cualquier mueble viejo cambiará de aspecto completamente.

Para graffitear nuestra lámpara la cubrimos con cinta de carrocero, dejando entre cada vuelta de la cinta un finísimo espacio por el que después se impregnará la pintura. Una vez que la pantalla de la lámpara está completamente rodeada rasgamos algunas partes de la cinta, haciendo agujeros irregulares como los que veis en la foto. Después pulverizáis la pintura hasta cubrir la lámpara entera (nosotros hemos utilizado una pintura en spray color azul zafiro) y dejáis secar completamente. Por último, sólo hay que retirar cuidadosamente la cinta y veréis como la pintura se ha impregnado precisamente donde habíais rasgado la cinta, haciendo formas irregulares que parecen un estampado tribal.

Lampara

Graffiti 1

Graffiti 2

Graffiti 4

Graffiti 3

Lampara graffiteada 4

Empleando esta técnica podéis crear los estampados que más os gusten utilizando cinta de carrocero más o menos gruesa, ya sea en un mueble o en la pared. ¿Os imagináis un dibujo irregular así de bonito en un color pastel en la pared de la habitación de un bebe? ¿Y en tonos fluor en el interior del armario de algún teenager?

AVISO: Lo de los sprays de pintura es una terapia altamente adictiva.

¡Feliz fin de semana a todos!