Cómo potenciar la creatividad en los niños


img_5919

En cualquiera de sus versiones, estaréis de acuerdo conmigo en que la creatividad es uno de los mayores multiplicadores del talento. Y, en entornos tan volátiles, inciertos, complejos y ambiguos como los que nuestros hijos van a vivir (lo que se conoce como entornos VUCA) la creatividad será, además, lo que les ayude a reinventarse una y otra vez.

Ser creativo no significa tener una idea feliz, ni construir cosas imposibles o un mundo de fantasía al que evadirse. Ser creativo es innovar ideas, conceptos, productos o maneras de hacer las cosas en el mundo de aquí y en el ahora.

¿Cómo se llega a ser creativo? A veces, ser creativo es conectar cosas o ideas y sintetizarlas. Otras veces supone un planteamiento completamente disruptivo, rompedor y desafiante. Y otras, tan sólo significa presentar lo mismo pero de una manera diferente.

Al igual que otras capacidades del cerebro como la memoria, la creatividad puede entrenarse. Así que, ¿por qué no aprovechar la hora de la cena, la cola del médico o el trayecto en metro para potenciar el pensamiento más creativo de nuestros hijos?

A continuación te dejamos algunos ejercicios caseritos para trabajar lo que se conocen como las 3 clases de imaginación o creatividad: la imaginación descriptiva, la imaginación creativa y la imaginación desafiante.

Jugando a ser Steve Jobs, o cómo potenciar la imaginación creativa: ¿Cómo innovarías algo que este en casa? 

Steve Jobs decía que la creatividad simplemente consistía en conectar cosas. Conectar lo que has visto, tus experiencias, y sintetizarlo de forma nueva. Y de hecho, si pensáis qué llevabais a la playa hace 20 años os daréis cuenta de que no está muy lejos de lo que ahora tiene vuestro i-phone. ¿LLevábais un libro, una cámara, los walkman, alguna peli, un mapa y alguna libreta con las recomendaciones de restaurantes? ¿Y no es eso mismo lo que lleváis ahora en vuestro i-phone?

Con este ejercicio lo que pretendemos es que los niños se den cuenta de que ninguna idea es descabellada, sólo tienen que unir lo que saben, disparar una idea nueva y testearla hasta ver si puede convertirse en realidad o no.

Pídele a tu hijo que piense cómo podría mejorar  algo que tenga que usar todos los días en casa. Por ejemplo, el bote de cola cao.

img_5923

¿Qué podrías inventar para servirte más rápido el cola cao cada mañana sin derramarlo? Por aquí se les ha ocurrido utilizar un salero para dosificarlo, fabricar una cuchara que lleve el cacao incorporado, que el cola cao venga en pastillas efervescentes, que puedas llamar a los señores del cola cao para que fabriquen pastillitas a medida con la ración justa de cola cao que a ti te gusta, que venga un robot a servirte el cola cao  o que estos polvitos viajen por una especie de corriente de aire desde las armario hasta el vaso como si se tratase de la película de E.T. 

¿Y por qué no? ¿Por qué el cola-cao no puede venir en formato pastillas individuales?

Jugando a ser Ferrán Adriá o cómo potenciar la imaginación desafiante: Contar historias imposibles

Ferrán Adriá decía que la comida tenía que hacer pensar ¿pensar? ¿la comida? Nadie había dicho eso nunca jamás. De la misma manera que nadie se había obligado a cuestionarse todo lo que hace y a renacer cada año como él lo hacía publicando  en el Bulli cómo se hacían las recetas del año pasado. Esa es la imaginación desafiante, la que recurre a la deconstrucción, derriba todas las reglas y  comienza desde cero con una hoja en blanco.

Seguro que cuando cenáis vuestros hijos se mueren por contaros todo su día en el cole, sus aventuras de clase y sus desventuras de patio. Decidles que hoy tienen que prestar mucha atención a lo que cuenta el resto de la familia en la mesa, ya que habrá que seleccionar 4 ó 5 palabras clave del relato de cada uno. Después, al acabar todos, escribid en un post-it las palabras clave de todos que hayáis seleccionado y pedidles a vuestros hijos que construyan una historia en la que incluyan todas esas palabras. Este ejercicio reforzará su atención y les hará familiarizarse con las palabras.

Cuando todos hayan acabado su historia dadle una vuelta de tuerca al juego y pedidles que se inventen una historia completamente descabellada, imposible o absurda en la que utilicen de nuevo todas las palabras de los post-it. Si tenéis algún niño que es muy de razonamiento lógico veréis como este juego le cuesta un poquito más. Y es que, aunque parece fácil, la creatividad disruptiva de Ferrán Adriá es muy complicada.

img_5920

Aunque a nosotros las aventuras del patio nos parecen geniales para guiar este juego también podéis utilizar los famosos story cubes que encontraréis en librerías y tiendas de juguetes educativos.

Jugando a ser Don Draper o cómo potenciar la imaginación descriptiva: Salir de la rutina

¿Quién no se ha dejado seducir por las campañas publicitarias de Mad Men? Y es que a veces presentar lo mismo de otra manera diferente cambia completamente la percepción de la realidad. Cuando nos esforzamos en presentarle las cosas a nuestro jefe o nuestro cliente de una manera distinta, cuando les vendemos la misma tortilla francesa de cena a los niños con un toque diferente o nos paramos a pensar qué otras posibles combinaciones tiene nuestro armario la cosa cambia completamente.

img_5924

Juega con tus hijos a ser un auténtico Don Draper pidiéndoles que inventen una campaña para un producto en un lugar en el que no tenga utilidad ¿Cómo venderías un trineo en el desierto del Sáhara? ¿Y la misma peli de antes en un pueblo perdido en el que no tengan televisión?

¡Desbloquea, piensa y testea!

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s