Pon a punto la relación con tu hijo


tittle

Ayer publicábamos en facebook e instagram el siguiente video bajo la pregunta ¿Qué ocurre cuando le faltas al respeto a tu hijo o él a ti?

El video pretende ser una invitación a que revisemos en qué punto está la relación con cada una de las personas que integran nuestro hogar y, en especial, con nuestros hijos.

¿Tenemos estos tres pilares bien anclados en la relación con nuestros hijos? ¿Y en la relación con nuestra pareja? ¿Y entre nuestros hijos? ¿Hay respeto y confianza entre ellos?

El primer paso para convertir nuestros hogares en gimnasios emocionales y cocinas de la felicidad duradera es poner a punto nuestras relaciones. Y poner a punto una relación supone nada más que revisar cuán sólidos tenemos los 3 pilares sobre los que se levantan todas las relaciones: Atención, Confianza y Respeto.

¿En qué punto de partida estamos?

Si tenéis niños pequeños probablemente estaréis pensando que el palito del respeto es el que más cuesta trabajar. Enseñarles a decir no con respeto, a no hablarnos con malos modales, a no chillar a sus hermanos o sus amigos no resulta una tarea fácil; probablemente porque los niños no son conscientes de qué eso debilita la relación que tenemos con ellos y debilitará las relaciones que en el futuro entablen con quienes se crucen en sus vidas.

Por eso es importante darles otra perspectiva distinta al respeto porque sí o sí, al hecho de que a los padres y no se les puede mentir y punto o a la creencia de que ellos merecen atención incondicional y no deben atender a nadie a cambio. Es importante que interioricen que una relación es estable y duradera cuando los tres palitos son sólidos y que esa solidez depende de dos.

Con el video de hoy también queríamos deciros que no hay padre que no haya perdido la paciencia con sus hijos o su pareja alguna vez y que pueda asegurar que jamás la volverá a perder.

 Cada día nos da una nueva oportunidad para levantar nuestro tipi más alto y fuerte. Para eso sólo hay que echarle ganas, crear un ambiente de equilibrio y armonía en el que trabajar a gusto y lanzarse a trabar codo con codo. Con los niños, además, es fácil: son los grandes expertos en darnos otra oportunidad con la mejor de sus sonrisas.

¿Hay alguien en tu vida con quien te falte uno de los palitos de la relación? ¿Qué pasaría si a esa relación le pusieras el palo que falta?

¡Sed muy felices

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s