Resilencia, o dejarles caer


Tittle

La resilencia es la capacidad para sobreponerse a periodos de dolor emocional o a situaciones adversas, para salir adelante a pesar de los baches que encontramos en el camino. Esta cualidad, que era consustancial a la generación de nuestros padres y abuelos, se ha ido diluyendo con el tiempo, generación tras generación, hasta tal punto que los expertos advierten que muchos de nuestros hijos no llevan en la mochila esta herramienta que les permitirá hacer frente a adversidades en el futuro.

¿Qué es lo que les está privando a nuestros hijos de esta herramienta? ¿Qué es lo que hace que no desarrollen la entereza que tenían nuestros padres y abuelos?

Resilencia 3

Para nosotros la resilencia está íntimamente ligada al modo en que los padres de ahora entendemos la autonomía, a la diferencia entre la manera en la que ahora soltamos carrete y la que tenían nuestros abuelos y abuelas de hacerlo.

Es difícil responder ahora si dejaríamos que nuestros hijos de siete años saliesen solos, al amanecer, a buscar pan de estraperlo. Muy difícil responder si dejaríamos que asumiesen este riesgo cuando no tenemos la necesidad que nuestras bisabuelas tenían. Sin embargo, si es fácil adivinar que si nos viéramos en la tesitura seguro que no dejaríamos que nuestros hijos acometiesen tal hazaña sin antes haber comprobado que están suficientemente preparados para ello.

Los padres de ahora sí dejamos que nuestros hijos asuman riesgos, si les dotamos de autonomía, pero sólo cuando estamos totalmente seguros de que están preparados para ello. Irán al campamento de inglés cuando tengan suficiente nivel, les dejaremos responsabilizarse de sus deberes por la mañana cuando hayamos comprobado que no se los olvidan ni un día, coger su primer vuelo solos cuando hayan demostrado que pueden coger solos un autobús, un metro y el AVE, y mandar su primer curriculum cuando hayamos comprobado que no tiene faltas de ortografía y algún amigo experto en el tema lo haya echado un vistazo.

Y esa es la diferencia fundamental entre el grado de autonomía y responsabilidad que tenían nuestros abuelos y el que tendrán nuestros hijos. Nuestros abuelos aprendían cayéndose y a nuestros hijos les enseñamos a no caer. Con ello nos aseguramos de minimizar los riesgos cada vez que se enfrentan a un nuevo reto en la vida pero, a la larga, también les privamos de la oportunidad de aprender a levantarse, de la satisfacción de ver cómo las adversidades se superan levantándose con esfuerzo y volviendo a ponerse en pie. Con cada tropezón que les evitamos les estamos privando en realidad de la oportunidad de aprender a superar una dificultad, de desarrollar la entereza y la resilencia que les va a acompañar de por vida.

Resilencia 4

¿Cómo van a aprender a levantarse si no les dejamos caer?

Dejémosles caer. Dejemos que tengan conflictos con compañeros para que el día de mañana sepan resolver conflictos en pareja, que tengan que pedir disculpas a la profesora por no entregar los deberes a tiempo para que sepan pedir disculpas a un jefe o a un cliente por retrarsarse en un dead-line, que se caigan en el parque para que aprendan a levantarse, que vivan situaciones difíciles para que aprendan a salir de ellas. La infancia no es sólo una etapa preciosa para experimentar el juego y la alegría, también es una etapa única para vivir los primeros momentos de tristeza, de enfado, de dificultad, de retos. Cada vez que se levanten del suelo y se vuelvan a poner de nuevo en pie estarán desarrollando su resilencia.

Resilencia5

No corramos en su ayuda demasiado rápido. Nuestros hijos deben saber que siempre estaremos ahí para ayudarles, que nuestro amor por ellos es infinito y que siempre podrán contar con nosotros. Pero ello no quiere decir que debamos siempre acudir rápidos y veloces en su ayuda. Si nos retrasamos un poquito en ir a levantarles les dejaremos experimentar el orgullo y la satisfacción de ver cómo ellos solos pueden incorporarse, resolver sus problemas y salir airosos de las adversidades.

Enseñémosles con el ejemplo. El ejemplo es la vía de aprendizaje más pegadiza. Aprovechémoslo y hablemosles a nuestros hijos con naturalidad de nuestros errores, haciéndoles partícipes de la manera en la que nos enfrentamos a las adversidades que la vida nos pone por delante. Con ello les estaremos enseñando algo fundamental: que los errores son parte fundamental del proceso de aprendizaje.

Resilencia 2

Fomentemos que pidan ayuda a terceras personas. A veces los problemas no lo son tanto cuando se tienen diferentes perspectivas. Una profesora, un hermano, un amigo o una abuela pueden ser una ayuda inestimable para superar una adversidad. Fomentemos que nuestros hijos sepan pedir ayuda más allá de la que le pueden prestar papa o mamá.

La pregunta fundamental sería ¿Cuánto? ¿Cuán hondo hay que dejarles caer? ¿Cuánto hay que esperar para acudir en su ayuda? ¿Hasta qué punto hay que contarles todos nuestros problemas? Cada niño es un ser único, diferente y nada mejor que la intuición de un padre o una madre para responder a esta pregunta. En el momento en el que los padres de hoy en día asumamos que quererles de verdad significa dotarles de autonomía, dejarles resbalarse y caer, y darles poco a poco herramientas para que se sepan levantar la respuesta vendrá por sí sola. Los niños están capacitados para entender que en la vida también hay adversidades.

Feliz fin de semana a todos¡

 

2 comentarios en “Resilencia, o dejarles caer

  1. un post genial y tan cierto… yo creo que cuando son màs pequenyitos el temor a que se hagan mucho mal es mayor, a que se caigan etc, mi hija tiene casi 5 y se ha caîdo mil veces, la dejo tranquila subirse a los àrboles, aunque esa cautela de la que hablas sobre dejarles hacer algo cuando sabes que no hay riesgos es la que ella aplica, si cree que algo es demasiado difîcil no lo harà, si cree que puede saltar el muro de 1metro de altura, lo saltarà. el problema es cuando padre y madre no van en sintonîa y en mi caso el padre es hiper protector…

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s