Un castañar creativo


Tittle

¿Y si debajo de esa brillante seta viviesen dos duendes del bosque? ¿Y si las gotas de rocío en una telaraña fuesen en realidad polvos mágicos que las hadas pierden al agitar sus alas? ¿Y si el gran castaño centenario hubiese perdido parte de su tronco luchando contra un gran dragón?

CastañarTiemblo3

CastañarTiemblo9

CastañarTiemblo2

¿Y por qué no?¿Por qué vamos perdiendo poco a poco la imaginación y la creatividad que teníamos cuando éramos niños? Sencillamente, porque dejamos de entrenar esa parte del pensamiento. Porque nos enseñaron que la creatividad era algo reservado a pintores, músicos y demás artistas y fuimos abandonando poco a poco el pensamiento creativo para pasar a pensar en modo convencional.

Ahora, si pudieras volver la mirada atrás, ¿conservarías algo de esa creatividad?¿Les regalarías a tus hijos herramientas que les ayudasen a potenciar esa cualidad innata? Si tu también crees que el futuro de tus hijos va a tener mucho que ver con su capacidad para generar nuevas ideas, para tener distintos puntos de vista y aportar soluciones novedosas e imaginativas, cualquiera que sea el ámbito profesional en el que hayan decidido volcar sus esfuerzos, te proponemos un divertido juego con el que podrán potenciar esa cualidad que todos los niños tienen.

Te proponemos escaparte al bosque con tus hijos en una de estas tardes de otoño y almacenar fotogramas con los que luego inventar por la noche historias mágicas llenas de imaginación y creatividad. El color brillante de las hojas, la luz que se filtra por las altas copas de los castaños, las formas sinuosas o las raras especies de hongos e insectos son imágenes que se almacenarán poco a poco en sus retinas y les servirán como telón de fondo para inventar las historias más fascinantes. O incluso puede que les lleven a algún descubrimiento genial, como el que llevó a Pringles a inventar un sistema de tratamiento y almacenamiento de las patatas fritas completamente distinto al convencional que, precisamente, está inspirado en la forma en la que las hojas de los árboles caen y se depositan en otoño; se amontonan delicadamente unas sobre otras porque lo hacen cuando están húmedas y, por lo tanto, son flexibles. Genial, no?

CastañarTiemblo4

CastañarTiemblo7

Y a los que tengáis tribus de niños más mayores os retamos a resolver un desafío utilizando el sombrero de la creatividad. El desafío es el siguiente: ¿Qué haríais si os hubieseis perdido en el bosque y la noche estuviera a punto de caer?

Como cualquier desafío, la pregunta puede resolverse con distintos sombreros puestos: el blanco (el objetivo), el amarillo (el del positivismo), el rojo (el de las emociones), el verde (el de la creatividad), etc…. Probablemente el primer sombrero que os queráis probar al resolverlo será el sombrero blanco, el sombrero de los datos o la información objetiva. ¿Llevamos móvil? ¿Tenemos batería? ¿Tenemos cerillas? ¿No os acordáis de haber visto un refugio? Podríamos intentar encontrarlo antes de que caiga el frio de la noche o empiece a llover.

Lo que ya no es tan seguro es que este sombrero sea el que vuestros hijos quieran probarse en primer lugar. Es más probable que ellos quieran probarse primero el sombrero verde, el de la creatividad. En nuestro caso, lo primero que la tribu pensó no fue llamar al 112, ni siquiera resguardarse en el refugio, sino buscar cobijo en un árbol centenario que habíamos visto durante la marcha llamado “El abuelo” y que por su forma de casita les pareció perfecto para pasar la noche. ¿Imaginación absurda? No, más bien el principio de una idea genial.

CastañarTiemblo8

Cuando te pones el sombrero verde todas las ideas son buenas. Es un precioso sombrero que te invita a hablar y hablar, y a aportar cuantas más ideas mejor. ¿Cómo podríamos hacernos unas camas? ¿Qué comemos? Ninguna idea es mala, solo más o menos factible con los recursos de los que dispongamos.

En este divertido juego sólo tenéis que preocuparos de que no aparezca el gran enemigo del pensamiento creativo, la resistencia al cambio, que tirará fuerte de vosotros para que no os escapéis de las ideas y las maneras convencionales de hacer las cosas. Estad muy vigilantes porque eso, la resistencia al cambio, no es una cualidad con la que vengan los niños de serie, sino una manera de pensar que los mayores vamos poco a poco enseñando a los pequeños.

CastañarTiemblo6 CastañarTiemblo5

PD: El bosque encantado que veis en las fotos es el Castañar de El Tiemblo (Ávila), un lugar mágico situado en el corazón del valle de Iruelas. El acceso a este parque natural está restringido (hay que pagar por vehículo y persona que accede al parque) y se puede realizar desde el control de acceso que encontrareis en la calle El Castañar del pueblo. Desde allí, una carretera con unas maravillosas vistas os llevará al aparcamiento, desde donde se inician las diversas rutas de senderismo. Tened en cuenta que es una ruta mochilera (no hay servicios de venta de bebidas ni restauración, aunque sí un pequeño merendero al inicio de la ruta) y difícil de hacer con carritos de niños.

¡Feliz fin de semana!

4 comentarios en “Un castañar creativo

  1. ¡¡¡ENHORABUENA¡¡¡
    Me ha encantado la descripción realizada del lugar, y la manifestación de todas las posibilidades que nos ofrece para fomentar la creatividad, además de la diversión¡¡¡
    ¡¡¡¡Fantástico¡¡¡¡ Incita a ir sin demora, y conocer y poner en práctica lo antes posible lo comentado¡¡¡

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s