Velas caseras de limón (por Siria)


Title2

En mayo publicábamos el post #withSyria, con el que nos uníamos a la campaña ENCIENDE UNA VELA POR MI que numerosas organizaciones internacionales habían puesto en marcha para llamar la atención sobre la drástica situación de Siria. Velas y luces en Europa encendidas para denunciar que el 83% de las luces de Siria están apagadas y que los cuatro años de conflicto han generado ya la mayor crisis de desplazados después de la II guerra mundial.

Desde entonces, parecería que las cosas no han cambiado; ninguna luz se ha encendido en Siria, los bombardeos indiscriminados contra escuelas y hospitales no han cesado y el número de refugiados que llaman a las puertas de Europa se incrementa cada día. Pero sí, si han cambiado. En un conflicto con casi nula cobertura informativa cada vela cuenta, y nuestras velas, vuestras velas y las de miles de ciudadanos del mundo han iluminado otro punto del mapamundi y han obligado a nuestros países a mirar hacia allá.

WE CANT’ REWIND WHAT’S HAPPENED IN SYRIA BUT WE CAN CHANGE THE FUTURE

Las organizaciones internacionales nos dicen que, en lo inmediato, la mejor forma que tenemos de ayudar las familias pasa por hacer donaciones y ejercer nuestra ciudadanía pidiendo a nuestras autoridades que protejan a los niños y ayuden a todas esas familias que se han visto obligadas a abandonar su país a permanecer unidas.

Como padres, además, podemos hacer algo más. Podemos hacer partícipes a nuestros hijos (de una manera accesible a cada edad) de lo que está ocurriendo, explicarles que hay una generación entera de niños, de su misma edad, que no van a tener infancia. Poco importa, en un mundo global como el que vivirán nuestros hijos, si esos niños sirios que hoy llamamos refugiados finalmente viven en Alemania, Suecia o España. Todos ellos vivirán en un mundo único, harán negocios juntos, se sentarán juntos en organizaciones internacionales y construirán juntos el futuro de sus hijos. Por eso es tan importante que en la cabeza de nuestros hijos resuene que junto a ellos, conviviendo en España o no, hay toda una generación de niños que se han visto privados del derecho a la infancia.

Velas2

Velas 1

Hablarles a nuestros hijos de este conflicto desde el juego, con naturalidad y con una actividad que nos haga pasar un rato agradable en familia es lo que os proponemos hoy con estas delicadas velas caseras de limón. Las podéis fabricar y encender para acordaros simbólicamente de más de un millón de niños refugiados que construirán con ellos el futuro o las podéis vender a abuelos, demás familiares o amigos para luego colaborar con cualquiera de las organizaciones humanitarias que está prestando apoyo en el conflicto.

Porque el primer paso en la construcción de un futuro juntos consiste en no dejar caer en el cajón del olvido lo que miles de niños están pasando.

Material

Las velas pueden hacerse se parafina, de cera de abeja o de cera de avena (las encontrarás en droguerías y herbolarios). Como truquillo, nosotros utilizamos las velas viejas que teníamos por casa, que suelen ser de parafina y se pueden volver a derretir. ¡Así además será una forma genial de enseñar a los niños a reciclar!

La mecha es algo más difícil de encontrar, pero la podéis sustituir fácilmente por velas de cumpleaños; las hay finas y largas, que resultan perfectas porque la fina capa de parafina que las recubre se fusiona con vuestra parafina y no se nota nada. O si son velas de colores podéis retirar fácilmente la capa de parafina de color y ya tendréis la mecha.

Por último, necesitáis un cazo viejo o un bote de cristal de boca ancha y una cuchara de palo vieja. Acordaros que la parafina mancha mucho, por lo que los utensilios que utilicéis no servirán luego para otro uso (una buena opción también es cubrir la zona donde los niños van a trabajar con papel, por si las mosquis).

Instructions

Cortad los limones a la mitad (en horizontal) y exprimidlos para que el interior quede vacio. Cortad las velitas de cumpleaños a la misma altura del limón, para que no sobresalga, y colocadla en el centro del limón. Si vais a utilizar mecha podéis sujetarla en el centro con un clip y celo; si habéis optado por las velitas utilizad el propio soporte que traen para clavarlo a la base del limón.

Trocead la parafina o la cera en pequeñas porciones y derretidla en el bote de cristal o el cazo viejo al baño maría. ¡¡¡Ojo papís!!!! La cera quema mucho, así que cuidado con los pequeñines en esta parte del proceso.

Finalmente sólo tenéis que verter la parafina derretida con mucho cuidado sobre los limones y dejarlos enfriar (unas 24 horas). También podéis verter la mezcla en botes o en vasos viejos de cristal y luego decorarlos.

Velas3

Encendida1

El resultado serán unas delicadas velas que huelen a limón al encenderse y que nos recuerdan que muchos niños necesitan en estos momentos una luz en su largo camino hasta Europa.

Sed felices¡

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s