No es fácil hablar de la muerte


Tittle

Este fin de semana nos dejaba Alex, uno de los pequeños de la urbanización. Se unía a las estrellas del cielo dejándonos una profunda sensación de tristeza y, a su madre y su familia, un roto inmenso en el corazón.

Es difícil encontrar palabras de consuelo cuando abrazas a una madre que ha perdido a su hijo. Difícil encontrar palabras para explicarles a los niños que el pequeñín se ha ido. Difícil responder a la lógica pregunta, “pero mamá, ¿por qué? Si todavía no era viejito”. E imaginamos que, tremendamente difícil sentarse a explicarle a una pequeña que su hermano ya no volverá.

Ardilla 3

Ardilla 4

Ardilla 5

A veces, cuando las palabras parecen carecer de sentido, cuando quieres dar consuelo a alguien y no sabes cómo, cuando se trata de niños, puede que sea más fácil recurrir a los cuentos. Así es como hemos encontrado “No es fácil pequeña ardilla”, un cuento que de manera sencilla y elegante explica a los niños el proceso del duelo, intentando que perciban la muerte de manera natural.

“No es fácil pequeña ardilla” nos habla del camino de duelo que vive una pequeña ardilla al perder a un ser muy cercano, de cómo atraviesa por distintos estadios de sentimientos que van desde la rabia, el dolor, la pena inmensa y el miedo a no acordarse nunca más de la cara de ese ser querido hasta un sentimiento de calma final que le permite ver una estrella más en el firmamento. En este proceso de duelo, el cuento resalta la importancia de cobijarse a llorar debajo de las alas de un amigo o del propio paso del tiempo como parte necesaria para curar las heridas.

Un libro que nos puede prestar las palabras que no encontramos para explicarles a los niños que han perdido a alguien muy cercano que, poco a poco, como la ardilla, llegarán a querer mirar al cielo.

Ardilla 2

Esperanza

En nuestra búsqueda también nos hemos encontrado con algunos títulos interesantes que os dejamos por si algún día os pudiesen ayudar:

  • El árbol de los recuerdos. Britton Teckentrup. Nos ha parecido un relato lleno de ternura para hablar de la muerte con los niños. Britton nos relata la historia de un viejo zorro que se acuesta a descansar para siempre. Sus amigos, se reúnen cerca del lugar para hablar de él y recordarle y, en ese momento, un árbol naranja brota en el lugar donde el viejo zorro falleció. Cuanto más le recuerdan sus amigos más alto crece el árbol.
  • ¿Qué viene después de mil? Annete Bley. Un libro que nos enseña que, cuando tu mejor amigo fallece, el que te ha enseñado a contar estrellas, es posible mirar al cielo y ver más estrellas en el firmamento.
  • Nana vieja. Margaret Wild y Ron Brooks. Para los que pierden a los abuelitos, que cansados de las tareas de la vida se quedan dormidos para siempre.

Un abrazo fuerte, muy fuerte, a todas las mamás que cada noche miran al cielo buscando su estrella.

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s